La definición de los candidatos complica la reunificación de la UCR.

La cuenta regresiva para acordar una estrategia conjunta en la Legislatura corre, pero antes desde el Confe quieren guardarse la definición de los nombres para diputados y senadores.
La cuenta regresiva para que termine el receso legislativo comenzó y por eso, radicales y cobistas afinan el lápiz para definir esta semana estrategias conjuntas de trabajo en la Casa de las Leyes. Pero las diferencias por quien debe poner los nombres de los candidatos para las próximas elecciones hace peligrar la posible alianza entre ambos partidos.

Según confió a Los Andes un cobista de peso, el Confe (Consenso Federal, el partido de Julio Cobos) apunta a que los candidatos que encabecen las listas para senadores y diputados nacionales sean dos referentes del propio sector. "Queremos poner dos caras que estén identificadas con Julio", dijo el dirigente que pidió reserva de su nombre.

Esta estrategia se contradice con las intenciones de un sector de la UCR que pretende que el senador nacional Ernesto Sanz renueve su banca. "Sanz se merece ser candidato por la excelente tarea que ha desempeñado frente al bloque de senadores nacionales, pero de candidaturas hablaremos más adelante", definió el interventor radical, Carlos Le Donne.

Por eso, si efectiviza un acuerdo partido- partido como pretenden los dirigentes del Confe, ambas fuerzas deberán antes determinar la metodología para el armado de las listas.

El jefe del bloque de senadores cobistas, Aníbal Rodríguez, (quien no se afilió al Confe a la espera de que los cobistas vuelvan al radicalismo) tiene una visión más optimista. "Nosotros tenemos gente potable que puede ser candidata tanto como Sanz. Pero eso no es un problema porque tenemos en realidad más coincidencias que diferencias con los radicales", explicó el legislador.

¿Interbloque de hecho?

Cuando llegue febrero y los legisladores se sienten en sus bancas, los radicales y los cobistas habrán tenido muchas conversaciones para definir si es posible o no, conformar un interbloque que los transforme en la primera fuerza dentro de la Legislatura. Pero crecen las diferencias para que se pueda conformar formalmente el interbloque.

En el Senado, los presidentes del bloque radical y del Confe tiene posturas antagónicas. El jefe de la bancada de la UCR, Mauricio Suárez pertenece al sector que lidera el ex gobernador Roberto Iglesias, quien reniega de una posible alianza con Cobos.

"Yo soy el presidente del bloque y a mi no me ha llamado nadie para preguntarme si estoy dispuesto a formar parte de un interbloque con los cobistas. La postura nuestra es muy clara, estamos muy lejos de que esto suceda", afirmó Suárez.

En cambio, su par del Confe, habla de hacer un interbloque "de hecho". "Se va a dar en la práctica, hemos tenido conversaciones sobre las leyes informales en este verano sobre las leyes que el oficialismo pretende tener aprobadas en febrero", expresó Rodríguez.

Pero el legislador tiene diálogo con el vicepresidente de la bancada radical, Leopoldo Cairone, quien se ha mostrado proclive a conversar con los cobistas. Según Rodríguez, los iglesistas que no quieren dialogar con los cobistas conforman "un sector de poco poder".

En tanto, el presidente del Confe, Juan Carlos Jaliff, expresó: "Esta semana vamos a conversar con la UCR, la idea es que empecemos a establecer acuerdos que establezcan estrategias políticas y legislativas comunes". El ex vicegobernador avala la idea de conformar un interbloque si se dan algunas condiciones.

Comentá la nota