Hoy definen el destino final de la basura

Los Concejos Deliberantes de seis municipios del área urbana sesionarán de manera conjunta para refrendar un convenio por el cual los residuos sólidos se depositarán en Overa Pozo.
En medio de las protestas de un grupo de lugareños, hoy desde las 9, los Concejos Deliberantes de Alderetes, Banda del Río Salí, Las Talitas, Tafí Viejo, Yerba Buena y Capital sesionarán en forma paralela la conformación del consorcio para la gestión de la basura.

La iniciativa, que cuenta con el aval del Poder Ejecutivo de la Provincia, implica el traslado de los residuos sólidos urbanos de cada uno de los municipios a una estación de transferencia en la actual planta de Pacará Pintado como paso previo a la disposición final, posiblemente mediante entierro sanitario, en la localidad de Overa Pozo

Vecinos de varias localidades aledañas al paraje de Overa Pozo, en el departamento Cruz Alta, enviaron el viernes cartas documento a los presidentes de los órganos deliberativos de lo seis municipios que integrarán el consorcio para el tratamiento de los residuos sólidos urbanos (RSU).

La intimación también involucra a cualquier edil que hoy apoye el proyecto del oficialismo de construir una planta de disposición final de basura en esa zona para toda el área metropolitana.

"Le advertimos a cada concejal sobre la posibilidad de iniciarles acciones legales por la violación a una serie de normas vinculadas al medio ambiente", explicó Esteban Cabrera.

Según el vecino de Los Ralos, en este proyecto no se respetaron disposiciones legales como la realización de audiencias públicas con habitantes de la zona a la vez que tampoco se habría respetado la ley nacional 25.831 sobre el libre acceso a la información publica ambiental.

"Nos quieren llevar más de 700 toneladas de basura diarias que nosotros no generamos. Nos afectará nuestra vida social, económica y nuestro medio ambiente. Esto tendrá un fuente impacto sanitario", advirtió Cabrera.

Overa Pozo es un predio de aproximadamente 100 hectáreas de las cuáles en la etapa de relleno sanitario y planta de tratamiento se ocuparán menos del 10 por ciento del espacio.

Según las autoridades provinciales, esto representa un reaseguro para la zona ya que no sólo se cercará y habrá seguridad las 24 horas del día sino que también se crearán cortinas forestales como indican las normas internacionales para el manejo de los RSU.

Desde la Secretaría de Medio Ambiente de Provincia argumentaron que los suelos presentan una capa arcillosa que actúa a modo de filtro para el caso de eventuales contaminantes y que en la zona hay una napa freática a una profundidad de 20 a 25 metros y otro entre 50 y 200 metros de profundidad. Según los estudios oficiales, entre ambos acuíferos existe una capa de limo separa a ambos y que no permiten su contacto.

A Overa Pozo sólo se permitirá el acceso a camiones que transporten RSU.

Comentá la nota