El PJ define impuestos puertas adentro

Todo indicaba que la previsión de gastos y recursos será aprobada, aunque con cambios. El peronismo podría imponer su propia reforma fiscal.
"Salvo que ocurra algo extraordinario y se pudra todo, tiene que haber media sanción de la ley de Presupuesto, y con reforma fiscal, antes de que termine el año; pensamos que hoy se va a aprobar, pero todavía no lo podemos decir porque no hemos cerrado la discusión". La expresión de un senador de la oposición -algo cansado del análisis de los números de la ley de gastos y recursos- resume el clima que se vivía en la Cámara Alta santafesina este mediodía: la mayoría justicialista tiene en su poder los resortes legislativos para imponer su criterio sobre qué impuestos aumentarán, cuáles no, y en qué casos. Ese poder de decisión crea un debate interno mayor, producto de que los intereses regionales de cada departamento no son los mismos. Unos tienen especial interés en que no se toquen las cuentas de las empresas industriales, otros ponen el acento en la suba de tributos al agro o los propietarios de viviendas en las ciudades. Y un tercer grupo en el justicialismo piensa que es hora de cambiar la media sanción por alguna otra ventaja respecto del oficialismo.

En horas del mediodía la Comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado no había producido un despacho. Pasadas las 11.30, sus integrantes (sólo uno no es del PJ) se fijaron un nuevo cuarto intermedio, ahora hasta las 14, para volver a tratar el tema.

Buscando consenso

"Tenemos que cerrar internamente la discusión para después poder ir con algo consensuado ante el oficialismo", resumió la fuente consultada por El Litoral.

Antes del almuerzo nadie sabía exactamente qué ocurriría en la Cámara Alta santafesina respecto del pedido de subir gravámenes del Ejecutivo.

Sin embargo, pasado el mediodía ya aparecían algunas certezas: la primera es que no habrá Plan B, porque el peronismo le ha dicho en sus reuniones de bloque "no" al mensaje del gobernador que el jueves pasado ingresó por Senadores. Se trata del texto que pide en cuatro artículos una 6ta. cuota de la patente, más posibilidades de endeudamiento (desde préstamos a giros en descubierto, pasando por la emisión de letras) y el libre uso de unos $ 200 millones del FUCO, para poder pagar sueldos con la cuenta de inversiones.

Plan A

Con ese panorama, en el bloque se apuesta todo por el Plan A: una ley de presupuesto que contenga cambios en los impuestos, algo que el peronismo rechaza con distintos argumentos. Hay senadores del PJ que piensan que no es legal -incluso que es inconstitucional- y otros que no es práctico y que la mezcla de la ley de presupuesto y el aumento de los impuestos resulta "casi una extorsión".

Aún bajo ese nivel de objeciones, todo indica que el proyecto de ley de presupuesto tendrá media sanción del Senado, que habrá fuertes modificaciones al texto que aprobó el oficialismo en Diputados, pero que tampoco será idéntico a lo que acordaron los bloques minoritarios del peronismo en la Cámara Baja, donde obeidistas, reutemannistas y kirchneristas fijaron una serie de objetivos comunes para el Presupuesto 2010 (no redactaron un proyecto de ley). Si en la Cámara Baja la oposición se mantiene unida el Senado impondrá su propia reforma fiscal.

La norma que de Diputados pasó a Senadores sigue el libreto principal que propuso el gobernador Hermes Binner: reforma fiscal con subas en ingresos brutos y actualización de los inmobiliario urbano y rural, además de una autorización para el endeudammiento.

Sobre cada uno de estos aspectos parece que habrá cambios en la norma que -al cierre de esta edición- seguía en discusión en el peronismo de la Cámara Alta.

Comentá la nota