Aún no se define el desalojo de las viviendas usurpadas

Trascendió que entre fin de esta semana y la siguiente los jueces llegarían a una decisión, siempre que no surja algún otro contratiempo judicial que vuelva a demorar el fallo.

Antes de que finalice la próxima semana y siempre que no surja otra incidencia, la Sala 2 de la Cámara Penal resolverá si se procede o no al desalojo de las personas que desde hace más de dos meses usurparon las viviendas del barrio "El Martillo" que, como se sabe, están siendo construidas para que allí se instalen parte de los que habitan la Villa de Paso.

La decisión está entre confirmar el desalojo dispuesto por el juez de garantías Juan Tapia, ante un pedido que le hiciera la fiscal de la causa Graciela Trill, o revocar la medida, de acuerdo con lo solicitado por el abogado de los ocupantes Juan Pablo Gelemur.

En estos días, los jueces Walter Dominella y Marcelo Augusto Madina comenzaran a esbozar la decisión que tomarán en conjunto, si es que coinciden y con la asistencia de otro juez, para lograr un fallo por mayoría, teniendo en cuenta que el tercer magistrado natural de la cámara, Reinaldo Fortunato, se excusó de participar en esta votación debido a que mantiene una relación de amistad con uno de los empresarios de la firma constructora.

Planteo de "inconstitucionalidad"

Pero antes de esta instancia, se realizó una audiencia de la que participaron el Tribunal de la Sala 2, el fiscal general Fabián Fernández Garello y el abogado Gelemur. Este último expuso en esa oportunidad que "se declare inconstitucional" el proceder del juez Tapia, argumentando que un juez de primera instancia y de manera tan ejecutiva haya tomado la decisión del desalojo, y máxime si se considera que no hay personas imputadas por el delito de usurpación, que es el que motivó la medida del magistrado.

Realizado el traslado al fiscal general, éste rechazó el planteo, por lo que quedó a resolución del Tribunal de Alzada.

Se estima que antes de que finalice la semana próxima habrá una decisión del Tribunal. Sin embargo, para que ella proceda los jueces Dominella y Madina deberán coincidir. Si esto no sucede, corresponderá convocar a otro juez de las otras salas, quien deberá votar previo conocimiento de la causa.

En este último caso se daría una nueva demora, que quizás extienda la decisión por otros quince días, o más. A esta eventualidad habría que sumarle otras circunstancias dilatorias que siempre surgen en un proceso judicial, en el que sigue abierta la instancia recursiva.

Comentá la nota