Defienden a un funcionario

Empleados de Promoción Familiar trabajan a pesar del conflicto

ROCA (AR).- Un grupo de trabajadores de Promoción Familiar que no adhiere a las medidas de fuerza que se están llevando a cabo hace 18 días, brindaron ayer una conferencia de prensa repudiar lo ocurrido el jueves cuando se retiraron los equipos y la documentación del edificio de calle Rohde 350. También defendieron la gestión del actual delegado Néstor Epulef.

La conferencia se llevó a cabo en una casa ubicada en Epifanio 907, donde está trabajando el personal que realizaba tareas en la delegación que se encuentra tomada por los empleados que cuestionan la actual gestión.

La encargada del departamento de admisión, Natalia Romero, explicó que "los trabajadores que seguimos con nuestras funciones necesitamos de lo indispensable, que es el equipo informático y los biblioratos donde está toda la información de todos los dispositivos". Aclaró que "el jueves quienes retiraron los equipos lo hicieron con una orden judicial, que era lo que se necesitaba".

Agregó además que a pesar de estas medidas de fuerza, los programas y las actividades continúan llevándose a cabo con total normalidad.

Por otro lado, desmintió cualquier tipo de acto de autoritarismo por parte de Epulef. "Hace años que trabajamos con él y es un excelente profesional, no sabemos cuál es la razón por la que este grupo de personas está pidiendo su renuncia creemos que ni ellos tienen una razón firme, el puesto de delegado es un puesto político que está amparado por la ley y ellos lo saben, siempre fue así", sostuvo.

Comentó que algunos de los empleados que no adhirieron a las medidas, sufrieron el repudio de quienes están llevando adelante la protesta.

Y relató que con el volumen de la música y los bombos, no les permitieron desarrollar su tarea de manera normal. "A una compañera la insultaron, nos echaron de las asambleas y no nos dejaron dar nuestra opinión sobre el tema", aseveró.

Comentá la nota