Defiende Uribe un acuerdo militar

BOGOTA.- En medio de una gran controversia con la oposición, el presidente de Colombia, Alvaro Uribe, defendió ayer el acuerdo militar que su gobierno negocia con Estados Unidos para que ese país use tres bases militares colombianas en la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo.
"Obtener acuerdos con países como Estados Unidos para que, con todo el respeto a la Constitución colombiana, a la autonomía de Colombia, nos ayuden en esta batalla contra el terrorismo, contra el narcotráfico, es de la mayor conveniencia para el país", dijo Uribe, en respuesta a los opositores, que sostienen que se trata de una violación de la soberanía.

En tanto, el ministro de Defensa, el general Freddy Padilla, afirmó ayer a Radio Caracol que "desde Colombia no se van a realizar, de ninguna manera, operaciones que proyecten fuerza hacia otra nación".

Padilla respondió así a las posibles objeciones de Venezuela o Ecuador al convenio que Colombia negocia con Estados Unidos en coincidencia con el fin de las operaciones antidrogas que fuerzas estadounidenses realizan desde la base ecuatoriana de Manta.

El convenio para el uso por diez años de la base de Manta por parte de Estados Unidos fue suscrito en 1999 y vence al finalizar 2009, pero hace un año el gobierno de Ecuador informó de su decisión de no renovarlo. La nueva Constitución ecuatoriana, sancionada en 2008, no permite la instalación de bases militares extranjeras en territorio nacional.

Durante una audiencia pública, Padilla y el canciller de Colombia, Jaime Bermúdez, dejaron en claro que el acuerdo de cooperación tiene por objeto la lucha contra el narcotráfico y el terrorismo dentro del territorio colombiano, y que no afectará a terceros países.

El convenio que negocian Bogotá y Washington establece el uso, por parte de Estados Unidos, de las bases colombianas de Malambo, en el norte, y Palanquero y Apiay, ambas en el centro del país, para actividades antidrogas. A solicitud de Colombia, podrían sumarse otras dos bases donde ya hay asignado personal estadounidense.

Carlos Gaviria, precandidato por el izquierdista Polo Democrático Alternativo para las elecciones de 2010, criticó duramente el acuerdo. "La soberanía colombiana está marchita", dijo.

Estados Unidos es el principal aliado de Bogotá en la lucha contra el narcotráfico y los grupos armados ilegales vinculados con la producción y el tráfico de cocaína, como la guerrilla de las FARC.

Desde el año 2000, Washington ha entregado a Bogotá más de 5000 millones de dólares en asistencia militar, entrenamiento y programas de cooperación social.

Comentá la nota