La Defensoría del Pueblo pidió la paralización del barrio privado ‘Nuevo Quilmes’ por obras clandestinas

La Defensoría del Pueblo de Quilmes, con José Estevao a la cabeza reclamó oficialmente a la gestión Gutiérrez la paralización inmediata de la obra de construcción del barrio privado ‘Nuevo Quilmes’.
Así lo planteó ayer el propio ombudsman acompañado por sus adjuntos y por un grupo de dirigentes vecinales (Enrique Bifano, Pascual D Arpino, Héctor Casazza) que vienen impulsando una serie de denuncias contra el emprendimiento privado. Además, anunció en conferencia de Prensa el giro del expediente al Juzgado de Faltas Municipal, a fin de que los mismos tomen intervención en el caso.

El pedido de la Defensoría del Pueblo de Quilmes se basa principalmente en que la Dirección Provincial de Minería y la Autoridad del Agua de la Provincia de Buenos Aires informaron "que las obras de movimiento de suelo para extracción de tosca y conformación de espejos de agua y relleno de sectores bajos no se encuentran autorizadas por la Autoridad del Agua, revistiendo las mismas el carácter de clandestinas". De todos modos, el ombudsman consideró a su vez que la documentación entregada por la empresa como "estudio de impacto ambiental" (EIA) era insuficiente para garantizar la correcta realización de los trabajos, con el fin de no perjudicar al medio ambiente y a la calidad de vida de los vecinos linderos.

Luego de analizar la respuesta de la Empresa Constructora Urbanizadora del Sur SA., al oficio oportunamente remitido por la Defensoría del Pueblo, donde no surge el EIA necesario para llevar a cabo el emprendimiento en cuestión, la falta de respuesta de la Secretaria de Medio Ambiente de la Municipalidad de Quilmes ante el Oficio Librado por esta Defensoría con fecha 15 de Enero próximo pasado y las respuestas recibidas de la Dirección Provincial de Minería dependiente del Ministerio de Producción de la Provincia de Buenos Aires, mediante nota N°1004/09 y de la Autoridad del Agua, Nota N°560, desencadenó la resolución del ombudsman.

Comentá la nota