La Defensoría del Pueblo abrió una nueva sede en la Avenida Mitre al 1300

Se sumará a la de Mitre al 100, que actualmente está en refacciones.
En la nueva dependencia funcionará un centro comunal alternativo de mediación y resolución de conflictos. Proyectan abrir más oficinas en otras localidades del Partido de Avellaneda.

Con el objetivo de estar más cerca y facilitar las distintas tramitaciones, la Defensoría del Pueblo de Avellaneda abrió una nueva oficina de atención al vecino, la cual está ubicada en la Avenida Mitre 1311 del centro de nuestra ciudad.

«La idea es generar nuevos centros de comunicación con la gente y lo primero que pensamos fue en sacar la Defensoría a la calle, con mucha difusión y poniendo oficinas de atención al vecino en lugares de mejor ubicación y de mejor acceso para todos», explicó a La Ciudad el Defensor del Pueblo local, Dr. Sebastián Vinagre.

«Esta es la primera de una serie de herramientas que estábamos implementando - agregó - pero tuvimos que adelantar los tiempos porque se rompieron unos caños del edificio de Mitre 134. Por eso ahora estamos provisoriamente en la nueva, pero van a estar en funcionamiento los dos lugares», anticipó el Ombudsman de Avellaneda.

Cabe destacar que el local donde se instaló la nueva oficina de la Defensoría del Pueblo es propiedad de la familia Vinagre, la cual prestó sin cargo al municipio, mediante un comodato, para que funcione esta dependencia.

Consultado sobre el perfil y la orientación que tendrá esta nueva oficina, el Dr. Vinagre comentó que «la idea es que allí funcione el centro de mediación y resolución de conflictos alternativo comunal, porque el lugar físico es mucho más cómodo para celebrar las audiencias. Y además, estamos abocados a la ejecución de dos programas concretos, uno de orientación a quienes tengan prisión domiciliaria o morigerada, y otro para generar actividades con la comunidad de los adictos», amplió.

El próximo paso, según adelantó el Defensor del Pueblo, es abrir una tercera oficina en Wilde y analizar la posibilidad de expandirse hacia otras localidades del Partido de Avellaneda. «Me encantaría poder abrir en Dock Sud, Piñeiro, Gerli, tenemos un presupuesto acotado, pero lo intentaremos».

La Defensoría y las escuelas

La Defensoría del Pueblo de Avellaneda mantiene la iniciativa de organizar concursos y actividades participativas en las escuelas y entidades intermedias de Avellaneda. Este año, mediante un contacto con el abogado y escritor Alberto Sarlo, quien por estos días estará publicando un libro con la editorial Eloisa Cartonera, la Defensoría lanzó una actividad literaria con comedores sociales y establecimientos educativos de Sarandí, que auspiciará la mencionada editora.

«Esto surgió con la gente del colegio Simón Bolívar y de un comedor de la zona, que están trabajando en el reciclado y reutilización de los elementos que tengan que ver con el libro, como cartones y papeles. Los chicos van a tener premios que aún no establecimos y la editorial va a publicar los trabajos que se generen», aseguró el Dr. Sebastián Vinagre.

En ese sentido, el Dr. Sebastián Vinagre afirmó que siempre trabajan con alumnos de Avellaneda mediante concursos o charlas, y entregando becas a escuelas públicas para ir a Racing o Independiente para desarrollar actividades.

El objetivo es inculcarles el ejercicio pleno de sus derechos. Hoy cada vez hay más vínculos y herramientas que nos permiten ejercer nuestros derechos y también a exigir que los demás cumplan con obligaciones determinadas», remarcó.

«Esta generación de chicos es distinta, pero no es algo a nivel nacional, sino que es una corriente internacional - agregó - hoy podemos hablar de Habeas Data, derecho a la información, derecho a la privacidad, es decir que hablamos de ciertos elementos subjetivos de derecho que quizá, cuando uno era chico, ni se hablaba del tema».

En cuanto a los jóvenes, aseguró que «participan activamente y tienen la desinhibición para decir cosas que quizás los adultos piensan, pero no se animan a plantear».

Avellaneda y los aumentos de tarifas en los servicios

Consultado sobre la situación del aumento de tarifas de servicios públicos (Vinagre fue uno de los que antepuso un recurso de amparo para que en Avellaneda no se cobre el cargo tarifario dispuesto por el Gobierno Nacional), el Ombudsman local aseguró que «Seguimos con el mismo status quo que teníamos antes que el gobierno anunciara la suspensión del Decreto 2067 por dos períodos, junio-julio y agosto-setiembre», esto es que no corresponde pagarlo, ni la empresa debe facturarlo. Si esto pasara hay que denunciarlo en la Defensoría», sostuvo. «Si la empresa factura el aumento sería un incumplimiento manifiesto a una medida judicial porque hay resoluciones en sentido contrario al decreto en varios juzgados federales, con dos fallos de primera instancia que lo declararon inconstitucional», concluyó.

«Los fallos fueron apelados y seguramente lo terminará resolviendo la Corte; o entenderá el gobierno la desorientación que tiene a nivel energético y asumirá este compromiso con paliativos distintos a los que está pretendiendo, porque quiere cobrarle a los usuarios comunes el «despiporre» que hicieron las empresas que usaban el gas».

Finalmente, sobre la incertidumbre que tienen muchos vecinos sobre las tarifas de servicios públicos, Vinagre fue claro: «Uno no sabe cuándo esto se va a solucionar, es parte de vivir en este país donde ponés plata en un banco y no sabés si te la van a devolver, salís a la calle y no sabés si volvés… es parte de esta sociedad muy particular que hemos generado y construido», concluyó.

Comentá la nota