La Defensoría denunció acciones oligopólicas de petroleras para fijar los precios de los combustibles y pidió sanciones

Desde YPF dicen que las alzas se justifican por el aumento de los costos de producción
La Defensoría del Pueblo denunció la existencia de acciones oligopólicas del pequeño grupo de empresas que manejan la comercialización de combustibles líquidos en nuestro país, quienes estatuyen, afirman, los valores de las naftas a su antojo, sin tener en cuenta la realidad de un mercado interno nacional del cual se abastecen y desde donde exportan en dólares y explotan a valor peso. La presentación realizada por el Organismo de la Constitución fue efectuada ante la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia ( CNDC ), organismo que, en virtud de lo previsto por la Ley Nacional 26.156, tiene la facultad de prohibir acciones que atenten contra la leal puja de precios en bienes y servicios e imponer multas de hasta 150 millones de peso. El documento, alude al hecho de que, el oligopolio internacional se ha enquistado en el esquema nacional rigiendo la comercialización de combustibles líquidos en nuestro país. Su instalación y consolidación en la Argentina se dio con la oleada privatizadora de los años noventa la cual permitió la constitución de una compañía privatizada dominante ( YPF ) que lejos de considerar a los hidrocarburos, extraídos de las entrañas del patrio, como un bien esencial para nuestra macro y micro economía, lo toma como una simple mercancía de cambio y, por ende, disponible con el único objetivo de satisfacer los intereses de "la compañía", hoy, asociada con sus pares que " dominan el mercado nacional ", fijando precios finales para la comercialización de combustibles en el mercado interno " que no tienen en cuenta el costo de producción " que, para las petroleras, es mínimo; cosa contraria de lo que sucede con el valor de las naftas para los consumidores, que somos todos y cada uno de los argentinos, quienes debemos soportar el establecimiento de costos finales de combustibles a espaldas del interés general del Estado y con el único objetivo de " incrementar las rentas de las compañías " bajo cualquier escusa, el alza del precio internacional del crudo, cuando jamás se ligó a ella el valor interno de los carburantes, pues cuando el petróleo aumenta, la nafta también y cuando el crudo baja, en la Argentina el costo de la nafta igual se incrementa, como sucede hoy. Las alzas se justifican, dicen desde YPF, por el aumento de los costos de producción, cuando no invierten en producir y por eso nuestras reservas están al límite, incluso las compañías tienen conflictos con los trabajadores por reclamos salariales, es decir que ni siquiera pagan todo lo que deben para producir en pesos. La suba del dólar, otro pretexto, cuando tal variación en realidad beneficia a las petroleras dado que, extraen en pesos, pagan todo en nuestra moneda y " exportan en dólares". La Defensoría del Pueblo denunció que, en Formosa, se paga hasta un 35 % más el combustible que en Buenos Aires, por exclusivo antojo de las compañías petroleras, al incremento del orden del 5,5, %, pretenden hoy, con evidente arreglo empresario, sumarle otra suba injustificada y antojadiza, sin considerar que el costo de los combustibles determina el de todos los bienes que dependen del transporte para su comercialización final, que son los esenciales, alimentos, medicinas, productos primarios y elaborados, motivos por el cual el Organismo de la Constitución, puso a consideración un extenso documento con datos concretos a la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, solicitando a la misma que imponga a las petroleras la abstención de incrementos sucesivos en las naftas, por el despliegue de conductas oligopólicas y abuso de posición dominante; eventualmente y de ser necesario, que se apliquen las sanciones que el caso amerita.

Comentá la nota