La defensora porteña pide elevar su dieta a $ 27.000

La defensora porteña pide elevar su dieta a $ 27.000
Alicia Pierini quiere equiparar su sueldo con el del defensor general del Poder Judicial de la Ciudad. Hoy gana como un legislador.
La defensora del Pueblo de la ciudad, Alicia Pierini, presentó un proyecto de ley para incrementar su sueldo a más del doble. El texto pretende equiparar su salario con el que percibe el defensor general del Poder Judicial porteño, y no a los haberes de un diputado, tal como lo indica la ley vigente. Actualmente, Pierini percibe 11 mil pesos mensuales con cargas sociales incluidas. De prosperar la iniciativa, pasaría a cobrar poco más de 27 mil pesos, el sueldo de Mario Kestelboim, jefe de todos los defensores de oficio de la ciudad.

Según fundamentó Pierini, la ley 3 de la ciudad equiparó el haber del defensor al de un legislador y el de un adjunto, al 80% de la dieta legislativa mensual. Su proyecto sostiene que aquella norma debería modificarse porque el defensor "ejerce tareas similares a las de un funcionario judicial" y "a igual trabajo, igual remuneración".

El organismo conducido por Pierini es un ente descentralizado y autárquico que se encarga de velar por el ejercicio de los derechos en la ciudad. La Defensoría General, en cambio, pertenece al Ministerio Público del Poder Judicial porteño, y se encarga de atender todos los casos judiciales de quienes no pueden contratar a un abogado.

Una fuente de la Defensoría del Pueblo confió que la naturaleza del proyecto busca revertir una situación de atraso salarial que provocó que muchos empleados de planta del organismo cobren más que la propia defensora y sus adjuntos. La idea es que la ley les reconozca, al igual que a los miembros del Poder Judicial, el pago de un porcentaje por el bloqueo del título y por la antigüedad. Actualmente esto no sucede, ya que la ley 3 fue sancionada antes de que se creara el Poder Judicial porteño.

El proyecto, que ingresó en mayo a la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Legislatura, también plantea que los defensores adjuntos pasen a cobrar el salario de un defensor adjunto del Poder Judicial, monto que varía entre los 21 mil y los 25.800, de acuerdo con el fuero. "Hay un desfasaje histórico. Nosotros cobramos la mitad de lo que perciben algunos jefes de esta institución", indicó Atilio Alimena, uno de los cinco adjuntos. Otro de los defensores, Gerardo Gómez Coronado, opinó que el proyecto es "razonable" mientras que Andrés Elisseche, quien asesora en temas de justicia, consumo y seguridad, consideró que "debería haber un equilibrio entre la remuneración de los distintos poderes del Estado", aunque admitió desconocer cuál es el salario que percibe un defensor general de la ciudad. Todos dicen haberse enterado del proyecto después de que fuera presentado por Pierini.

Crítica de la Argentina también trató de conocer el punto de vista de legisladores oficialistas y opositores que integran la Comisión de Asuntos Constitucionales, pero la mayoría optó por escudarse en problemas de agenda. Fueron los casos del presidente del bloque de la Coalición Cívica, Sergio Abrevaya, y de Silvia La Ruffa, del Frente para la Victoria.

El único que dio su punto de vista fue el diputado Martín Hourest, del bloque Igualdad Social, quien fue constituyente en 1996, al igual que Pierini. Recordó que "el defensor del pueblo no es un funcionario judicial, es un funcionario electo por la Legislatura para subsanar los errores o problemas de los poderes Ejecutivo y Legislativo. Cuando redactamos la Constitución, acordamos poner un defensor con la idea de que la ciudadanía controle lo que votó, pero nada de eso tiene que ver con el Poder Judicial sino con el poder popular, una estructura que en la ciudad está representada por la Defensoría, la Auditoría y la Sindicatura de la Ciudad". Y graficó: "El defensor es el jugador número doce del equipo del poder popular, no del Poder Judicial".

Sin embargo, fuentes legislativas del PRO confiaron que el proyecto ya se discutió entre asesores y que su tratamiento sucederá luego de que haya terminado el debate por la reforma política. Los voceros señalaron que "la mayoría de los diputados coincidieron en que hay que revisar la situación de atraso salarial y permitir que la defensora y sus adjuntos puedan tener igualdades ante la ley con el Poder Judicial, es decir que se les pague un porcentaje por el bloqueo del título y por la antigüedad. Pero todos consideraron excesiva la equiparación con el defensor general del Poder Judicial".

Pierini fue reelecta en su cargo el 12 de febrero pasado, con 44 votos del PRO, el kirchnerismo, la Coalición Cívica y el ibarrismo. La primera subsecretaria de Derechos Humanos de la presidencia de Carlos Menem está al frente de la Defensoría desde 2003.

"No estoy discutiendo el sueldo"

Después de rechazar varias invitaciones a participar de esta nota, y sólo después de que los defensores adjuntos opinaron sobre su proyecto, Alicia Pierini atendió a Crítica de la Argentina. "Desisto de la equiparación, no me interesa. Pero lo que sí estoy discutiendo es que si la Constitución me impone las mismas incompatibilidades e inhabilidades que a los jueces y que a los defensores oficiales, y a ellos se los compensa con adicionales, pido igualdad ante la ley. Es decir: a igualdad de incompatibilidades igualdad de adicionales. Con esto no estoy discutiendo el sueldo", afirmó.

La abogada también explicó que "la ley 3 establece que el sueldo de un defensor es igual al de un legislador" y remarcó: "Los legisladores no tienen incompatibilidades e inhabilidades como los jueces". Adelantó que presentará un proyecto que quitará la equiparación con el salario del defensor general y recordó que "todos los miembros del Poder Judicial no pagan impuesto a las ganancias y a mí me lo retienen, porque tengo la obligación legal y la cumplo".

Comentá la nota