El ex defensor del Pueblo apunta contra el Gobierno y pelea por una banca en Córdoba

El ex defensor del Pueblo apunta contra el Gobierno y pelea por una banca en Córdoba
El candidato a senador Eduardo Mondino afirma que la administración nacional "discrimina" a la provincia; "La gestión de Juez ha sido lamentable", lanzó, en una entrevista con lanacion.com ; reconoció que los pronósticos para obtener la banca son ajustados
CORDOBA.- El desafío de Eduardo Mondino para los próximos comicios no es menor. Es candidato por el oficialismo cordobés del gobernador Juan Schiaretti y aspira a obtener una banca en el Senado de la Nación el próximo domingo.

En plena campaña electoral, el candidato de Unión por Córdoba y ex defensor del Pueblo de la Nación recibió a lanacion.com. Durante la entrevista, admitió las dificultades que tuvo para instalarse de cara a los comicios, embistió contra el gobierno nacional y cargó contra el ex intendente Luis Juez, favorito según las encuestas para obtener un triunfo. Estos pronósticos también indican que Mondino mantiene una dura batalla por estas horas con el candidato del radicalismo por el segundo puesto.

Al igual que Schiaretti, el ex ombudsman buscó permanentemente diferenciarse del kirchnerismo, que en Córdoba tiene nulas chances de obtener un triunfo y apuntó contra el secretario de Transporte, Ricardo Jaime, encargado de impulsar al Frente para la Victoria en la provincia. "Jaime se ha inmiscuido en la campaña de Córdoba, hizo una pésima gestión como Secretario de Transporte y está tratando de representar o manejar los hilos de una campaña en Córdoba, aunque su incidencia no es tan grande", disparó.

En ese contexto, sus propuestas también apuntaron a distanciarse del kirchnerismo y a seducir al sector rural, que mantiene aún un duro enfrentamiento con el gobierno nacional. "Vamos a plantear la reforma impositiva y de la ley de coparticipación y vamos a presentar también el proyecto del marco regulatorio lechero que tiene en vilo a nuestra cuenca lechera", relató.

Asimismo, defendió su alianza con el gobernador cordobés y avaló los polémicos comicios que le abrieron a Schiaretti las puertas de la casa de gobierno provincial.

Con un estilo formal y pausado, intentó no rivalizar demasiado contra sus contrincantes Ramón Mestre (UCR) y Eduardo Accastello (Frente para la Victoria) -del que dijo que es un "peronista equivocado"-, pero se despachó contra Luis Juez. "Su gestión fue lamentable", aseguró.

- Schiaretti ha planteado hace unas semanas que usted se encontraba en un tercer lugar según algunas encuestas ¿Cuáles son las cifras que usted maneja?

- Eso era una realidad, nosotros arrancamos en ese sentido. Hoy estamos con crecimiento. Seguramente vamos a tener en los próximos días nuevas encuestas y aspiramos a llegar al 28 con una elección que tal vez sea muy parecida a la del 2 de septiembre de 2007, en la que Unión por Córdoba ganó por un escaso margen, pero ganó. Nosotros vamos a una elección de esas características.

- En los últimos comicios en Córdoba se vivió un escándalo por las denuncias de fraude contra el gobernador, ¿cómo lo vivió usted en ese momento?

- Después la Justicia puso en orden las cuestiones. Planteó claramente que Unión por Córdoba había ganado por un margen de un punto y medio, pero que había ganado las elecciones. Por lo tanto, las denuncias quedaron como lo que son, denuncias.

- En ese sentido, ¿Cree que se van a tomar mayores medidas de control en estos comicios?

- En realidad, en la Argentina desde 1983 hasta la fecha, salvo excepciones, en las elecciones se ha respetado la voluntad de los ciudadanos. Creo que en todas las elecciones se toman las medidas que hay que tomar. En este caso, en Córdoba, no hay ninguna posibilidad, ni existe ninguna cuestión que esté planteando que las urnas no reflejen la voluntad de los ciudadanos que van a votar ese día, así que yo no me preocuparía por ese tema.

- ¿Cuáles fueron las condiciones que usted planteó para presentarse por el oficialismo cordobés?

- Yo he planteado siempre que nosotros teníamos que defender los intereses de Córdoba y que para ello el peronismo de Córdoba debía diferenciarse de un gobierno nacional que lamentablemente en los últimos tiempos nos había discriminado y no le había dado a Córdoba lo que la provincia había aportado a la crisis. Y además de eso, no compartíamos, o por lo menos yo no comparto, las formas, los mecanismos, los modos de construcción política del gobierno nacional y lo hice claramente marcando mis diferencias como defensor del Pueblo de la Nación. Estoy convencido de que la Argentina que viene es una Argentina de acuerdos, de diálogos, de consenso y no es una Argentina crispada, de confrontación. Esa teoría no la comparto y creo que en algunas instancias Kirchner la ha estado alentando en los últimos tiempos, por lo tanto, me parece que esa es la realidad con la que hay que enfrentar el nuevo escenario parlamentario.

-¿Fue importante para ello el cambio de actitud que tomó Schiaretti con respecto al gobierno nacional?

- No, Schiaretti tomó una actitud de defensa de los intereses de Córdoba. Creo que como gobernador es lo que correspondía que hiciera y los cordobeses creo que han visualizado con mucha solidaridad lo que el gobernador ha planteado. El vio que había que defender los claros intereses de Córdoba de la embestida del gobierno nacional y desde ese lugar se plantó. Necesitamos para Córdoba recursos que hoy los está teniendo la Nación.

Mondino intentó ser breve para referirse a sus contrincantes: "Creo que Accastelo es un peronista equivocado, que hoy se está prestando a ser un instrumento del poder nacional en la provincia, en contra de los intereses de la provincia, y Mestre es un joven dirigente del radicalismo que le ha dado al radicalismo un sustancial cambio de actitud y alguna expectativa".

Pero fue particularmente duro con el candidato del Frente Cívico. "Juez ha sido un pésimo intendente", disparó. "¿Siempre opinó lo mismo de Juez o ha tenido buena relación con él en el pasado?", quiso saber este medio.

"He tenido relación institucional con él, pero sinceramente he visto que su realización como intendente y hoy lo puedo vislumbrar con mucha más claridad, ha sido lamentable y me parece que hay que decirlo. Ha tenido una pésima gestión que ha hipotecado muchas de las posibilidades futuras de la ciudad", concluyó.

Comentá la nota