Con las defensas bajas y un interrogante

Abbondanzieri tuvo responsabilidad, como su última línea, en los goles de Central y volvió a quedar en el ojo de la tormenta: ¿Lo respaldará Basile?.
Los altibajos volvieron a jugarle una mala pasada a Roberto Abbondanzieri. El Pato tuvo una jornada floja: fue responsable de los dos goles que anotó Rosario Central y su nivel disparó nuevos interrogantes: ¿Lo seguirá respaldando Basile? El arquero patinó en el tiro libre que ejecutó Jesús Méndez y la pelota terminó ingresando en su palo; y en el segundo tiempo, en el único remate del conjunto rosarino al arco, desprotegió su palo y el balón ingresó por allí. No fue el único que jugó mal o cometió errores en ese sentido. Los defensores siguen dando ventajas, como la débil oposición de Fabián Monzón (había reemplazado a Krupoviesa) en la corrida a Castillejos por el lateral izquierdo. Boca se complica solo. Ayer jugó un partido con merecimientos para ganar en Rosario, pero otra vez se fue con las manos vacías. Es tan inestable atrás que todo le cuesta el doble.

"Tuve un día muy flojo. Asumo la responsabilidad individual que me cabe por los errores que cometí. El partido estaba para un empate y me voy muy dolido porque no me gustan que las cosas me salgan mal", reconoció Abbondanzieri luego de la derrota y agregó: "A un arquero no le pueden hacer un gol de tiro libre en su propio palo, y a mí me pasó esta noche ?por anoche?. En el segundo gol, Castillejos define muy bien, fue muy fino y no pude sacar la pelota. Me voy mal porque a nadie le gusta que le salgan las cosas mal".

Justo fue en la semana donde el Pato rompió el silencio, luego del empate conseguido ante River en el Monumental, donde él le desvió un penal a Ortega. Desde julio que no hablaba con los medios y en el predio de Casa Amarilla fue donde explicó que "todavía disfruta del fútbol", dejó en claro que le duele que su hijo de ocho años no pueda ir más a la cancha porque se angustia con los cuestionamientos, y desafió a quienes lo criticaban con mala intención: "¿Quién me puede decir algo a mí de todo lo que hice en Boca?"

En las cuestiones futbolísticas, se refirió al nuevo gol de tiro libre que le anotó Marcelo Gallardo (allí no tuvo culpa) y cómo debería un arquero afrontar esos disparos. Habló de la posibilidad de poner una barrera abierta o de, directamente, no formarla para quitarle la referencia al ejecutor. Siempre con fe y esperanza de revertir las situaciones.

Cuando Basile estuvo a punto de renunciar, uno de los motivos era el mal rendimiento de varios de los futbolistas, entre los que se encontraban Ibarra, Cáceres y el Pato. Medel entró por Ibarra y Cáceres estuvo ayer en el banco. El Pato jugó más de 300 partidos y ganó 14 títulos en Boca. Nadie le puede discutir todo lo importante que fue en cada conquista y en su personalidad para hacerle frente a distintas adversidades. Sin embargo hoy, a los 37 años, vive uno de sus momentos más inestables en presente y continuidad. Basile siente que no le da la seguridad necesaria a una defensa que, de por sí, no aporta solidez ni por abajo ni por arriba. Javier García puede ser la alternativa. No será la primera vez que el Coco se pregunte si continúa respaldando a Abbondanzieri y, claro está, sólo él tiene la respuesta.

Dixit

"Tuve un día muy agotador. Asumo la responsabilidad individual que me cabe por los errores que cometí."

Comentá la nota