La defensa del prestigio

La defensa del prestigio
La Selección volvió a brillar y con el baile, quedó más cerca de Turquía. Hoy, va por otro paso vs. México.
Nosotros les ganamos los amistosos y ustedes nos ganan en los torneos, cuando vale...", cuenta Sergio Hernández que le dijo Carl English tras el triunfo de Canadá, por 86-72, en la Copa Tuto Marchand. Pasaron 13 días desde aquel duelo y la historia fue como presagió el canadiense. Esta es otra Argentina. El compromiso, el profesionalismo y el trabajo siempre estuvieron. Pero ahora ya el equipo es, definitivamente, otro. En la defensa, el juego, la actitud, concentración y mentalidad. Ya está sólido, es el equipo que todos esperaban. Como siempre, no importan los nombres. Argentina tiene una mística y un estilo de juego que lo hacen diferente y por eso, en este Premundial, el resto ya teme luego de la 3ª victoria seguida. Ayer fue 67-51 sobre un Canadá cuya principal arma era el tiro de tres (43%). Contra Argentina fue 2-16. La Selección te hacer ver peor. Se ganó sin un gran partido de Scola (5-12 cancha). La dependencia no es tanta y los obreros, nuevamente Kammerichs (15 y siete rebotes) y ahora Leo Gutiérrez (5-7 triples), siguen dando pasos al frente.

El triunfo sirve mucho, para dar un salto más de calidad y ponerse más cerca de uno de los cuatro lugares para Turquía 2010. Hoy, a las 19.30 (por TyC Sports), el rival es México, el más débil de la fase. Si hay triunfo no estará el pasaje (podríamos perder los dos siguientes y Uruguay y Dominicana ganarlos), como ayer dijo Oveja, pero quedará muy cerca.

El equipo demostró sus progresos y madurez en la etapa inicial. La defensa exhibió mucha solidez para frenar a los peligrosos tiradores rivales (1-9 triples). Salvo English en el inicio (siete puntos al hilo) y un Kepkay que nadie tenía en los planes (ocho del base suplente en el 2º), Argentina controló a Canadá y lo dejó en 28 puntos y 13-30 de cancha. Brillaron Prigioni, ladrón de guante blanco que sumó tres robos casi al hilo. Y Kammerichs, otra vez, marcando, reboteando y recuperando bolas. Buena noticia en ataque, donde se anotó pese al 1-5 de cancha que tiró Scola. El resto movió bien la pelota y hubo otras armas. Volvió a meter triples (6-11, con dos de Leo y dos de Prigioni), algo decisivo, sobre todo porque adentro casi no se pudo desequilibrar. Como Luis, Román no lo consiguió (0-3 y dos pérdidas) con los internos canadienses. Llegó a ganar por diez (36-26) y Canadá cerró a ocho al final: 36-28.

Oveja incluyó a Leo (por Román) para ganar en tiro y darle más espacios a Scola. Le salió muy bien. Gutiérrez clavó tres bombazos y Luifa, si bien siguió ineficaz en el arranque (llevaba 1-6 dobles y cuatro pérdidas), metió tres dobles al hilo para recuperar su confianza. Prigioni volvió a dar la nota con su sexto robo y la séptima asistencia, y Argentina, en absoluto control, inició el último período arriba por 18. Canadá no estaba en condiciones anímicas ni de juego para remar ante una Argentina que se terminó floreando. El gigante despertó y mete miedo. Y Turquía está a la vuelta de la esquina...

Comentá la nota