La defensa de Parrilli ofreció indemnizar a las empleadas porteñas y suspender el juicio

Fuentes vinculadas con la causa adelantaron a lanacion.com que la magistrada presentó un pedido de probation en el que propuso pagarle $ 5000 a cada una de las jóvenes agredidas, realizar tareas comunitarias y no conducir automotores durante un año, entre otras cosas
Un día después de que se resolviera la elevación a juicio de la causa contra María Rosa Parrilli por amenazas y discriminación a dos empleadas del gobierno porteño, la defensa de la magistrada solicitó la suspensión del proceso a cambio de indemnizar a las jóvenes agredidas.

Fuentes vinculadas con la causa informaron a lanacion.com que la defensa de la jueza presentó esta mañana en la Justicia un pedido de probation , que es una solicitud para que se suspenda el proceso que está en trámite a cambio de que el imputado ofrezca hacerse cargo de la reparación del daño en la medida de lo posible.

En ese sentido, las fuentes indicaron que la jueza ofreció reparar el daño pagándole $5000 a cada una de las jóvenes agredidas, ofreció realizar tareas comunitarias, no manejar automotores durante un año y entregar el registro de conductora, entre otras cuestiones.

Asimismo, informó que les pedirá disculpas personales a las dos jóvenes a las que agredió cuando fue a buscar su auto removido por la grúa por dejarlo mal estacionado, en el marco de la audiencia personal de probation .

El tribunal deberá ahora decidir sobre la razonabilidad del ofrecimiento en una resolución fundada y si otorga la probation a la magistrada, entonces el juicio quedará suspendido.

Cumplidas las condiciones impuestas, el juez dictará el sobreseimiento y en caso de incumplimiento dispondrá la continuación del proceso o la prórroga de la suspensión.

El artículo 76 bis del Código Penal establece que no se podrá suspender el juicio cuando un funcionario público, en el ejercicio de sus funciones, hubiese participado en el delito. Al respecto, su defensa argumentó que no se trató de un delito cometido en el ejercicio de sus funciones.

El caso. El hecho que originó la causa ocurrió el 15 del mes pasado, pero trascendió diez días después, cuando se difundió el video de Parrilli en el que grita a las empleadas porteñas en una oficina de tránsito de la ciudad.

La jueza había concurrido al lugar, cercano a la playa de infractores, en la zona del Obelisco, para recuperar su vehículo que, por haber estado mal estacionado, fue acarreado por una grúa al subsuelo de avenida 9 de Julio y Sarmiento.

Parrilli agredió a las empleadas que la atendieron y lamentó que el gobierno sólo contratara a "morochas".

La titular del Juzgado 28 trató de "tontitas" a las trabajadoras y agregó: "Ganan 1200 pesos para joder a la gente. ¡Todas morochas, ni una rubia contratan!"

Comentá la nota