La defensa se mueve.

Ya es costumbre. Para Racing y para su entrenador, Ricardo Caruso Lombardi. Más allá de la evolución de los partidos, de las cuentas que arriman o alejan los peores lugares de la tabla de promedios, cada lunes aporta una nueva especulación sobre cómo conformar la defensa.
Contra San Martín de Tucumán, faltaron Franco Sosa (entonces suspendido) y José Shaffer (en el fin de una lesión). Frente a Colón, el que no estuvo fue Matías Martínez, expulsado contra los tucumanos. Y el domingo, en la cita con Gimnasia en La Plata, el ausente será, de nuevo, Shaffer, quien vio la tarjeta roja en Santa Fe.

Aunque queda tiempo y habrá unas cuantas pruebas, el principal candidato a ocupar la vacante es, otra vez, Marcos Cáceres, quien viene tapando agujeros semana a semana. Cáceres, Aveldaño, Martínez y Sosa (corrido de de derecha a izquierda, como en el empate ante Vélez) sería una posible última línea. Brian Lluy, consolidado como titular, pero por el costado derecho de la mitad de la cancha, es otra variante para cubrir a Shaffer, pero tal vez menos posible. Aunque el juvenil ya jugó en defensa por la banda izquierda, el director técnico está satisfecho con el rendimiento que tiene en su puesto actual.

Mientras las especulaciones circulan, alguien reposa y mejora. Es Pablo Lugüercio, quien recibió un golpe en la espalda el domingo, pero estará ante Gimnasia.

Comentá la nota