En defensa del concepto de mercado.

La presidenta de la Junta de Estudios Históricos y el consejero ejecutivo de Colegio de Arquitectos rechazaron la construcción de un shopping en el predio.

Cada vez está más cerca el 14 de febrero, día en que se vence el plazo administrativo para que los puesteros desalojen el edificio del Mercado del Norte. En diálogo con EL SIGLO, especialistas rechazaron la construcción de un moderno centro comercial en el predio y coincidieron en la importancia de conservar el patrimonio histórico.

La semana pasada, la Junta de Estudios Históricos envió una nota al intendente de la Capital, Domingo Amaya. En el escrito se plantea la condición de patrimonio histórico que posee el edificio del Mercado del Norte, lo que impide cualquier tipo de reconstrucción o transformación del inmueble. La presidenta de la Junta, Teresa Piossek Prebisch, explicó que "el edificio representa un periodo arquitectónico y por su valor fue declarado, por medio de una ordenanza, como parte del patrimonio histórico". "En la nota enviada al intendente se pide que se considere que el espacio donde está instalado el mercado desde el siglo XIX ha sido elegido por la ciudad como punto de acopio de alimentos y otros productos para satisfacer necesidades básicas", expresó.

Piossek Prebisch contó que en 1939 se inauguró el mercado como lo conocemos y con un "estilo arquitectónico modernista, con detalles art decó, que estaba vigente en todo el mundo en esa época". En ese sentido, rechazó una reconstrucción del edificio. "Se lo debe restaurar y se lo debe conservar como mercado, que es un concepto distinto al de shopping", indicó.

Para Piossek Prebisch, la construcción debe conservarse "por una cuestión de respeto, debido a que es representativa de una época, y por una cuestión funcional". "El edificio cumple la misma función desde hace casi dos siglos", señaló.

Por otra parte, reconoció que "la construcción está descuidada" y dijo que eso puede corregirse. "Actualmente, las tecnologías de reconstrucción permiten que edificios en peor estado hayan sido recuperados", afirmó. En ese sentido dijo que otras partes del mundo, como España y México, los mercados antiguos se respetan y, a pesar de los años, continúan cumpliendo su función. "En muchos casos se los mantiene por su ubicación estratégica", comentó. "En Tucumán, la pérdida del Mercado de Abasto es un error lamentable que no debe repetirse con el Mercado del Norte", añadió.

Identidad

El consejero ejecutivo de Colegio de Arquitectos, Julio Middagh, explicó que "el patrimonio histórico hace a la memoria de los ciudadanos", y que "su conservación marca el nivel cultural de una ciudad". "Sin el patrimonio histórico, las ciudades pierden identidad", afirmó. Middagh también explicó que el Mercado del Norte es importante porque recibe a clientes de la periferia de la ciudad, que pueden llegar fácilmente en colectivo, y dijo que hay sectores de la sociedad que no se sentirían cómodos en un shopping. Además, se refirió al efecto turístico que tienen las construcciones antiguas: "Cuando los turistas llegan a la ciudad, quieren visitar edificios históricos, y el mercado es uno de ellos", expresó. "El Mercado del Norte forma parte de una lista de edificios que conforman el patrimonio histórico y esto impide que sea demolido. Sin embargo, eso acá es tomado como una declaratoria de intenciones y eso no sirve para nada, porque cada administración lo interpreta de manera distinta. Desde hace años que aquí hay transgresiones sistemáticas contra el patrimonio", agregó. No obstante, Middagh dijo que internamente el inmueble tiene poco valor por su falta de mantenimiento. "Está inmundo, hay olores desagradables, la limpieza deja mucho que desear y el subsuelo está semi inundado. Sucede que hubo una tremenda desatención de los puesteros", señaló.

En relación con el conflicto, sugirió que la Municipalidad debería conformar una mesa de consenso en la que participen ambas partes y representantes de entidades intermedias, como las universidades, los colegios de profesionales y la Federación Económica de Tucumán. También dijo que le llamaba la atención que la Comisión de Patrimonio de la Provincia no intervenga en el conflicto. "Parece que está de adorno. La hacen participar cuando hay algún interés de por medio", opinó.

Además, el arquitecto rechazó la construcción de un centro comercial. "Uno de los problemas sería el estacionamiento para los vehículos que requiere un shopping. El mercado, en cambio, no lo necesita", explicó. "El edificio debe ser conservado. Debe ser reciclado, pero debe conservar el concepto de Mercado", agregó.

Por otra parte, dijo que un gran porcentaje de la población no entiende el valor que tienen los edificios históricos porque no se hace una divulgación adecuada, y aseguró que la situación es muy diferente en otras ciudades como Córdoba, Rosario, La Plata y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, entre otras. "Cuando se dice que Tucumán es una Ciudad Histórica no sé de que historia se habla. Parece una humorada esa frase", agregó.

Proyecto de ordenanza

El concejal José Costanzo, del Partido Autónomo, dijo que presentará un proyecto de ordenanza para que los puesteros formen parte del proceso de refacción del edificio.

"La inversión necesaria para la obra sería de entre 10 y 15 millones de pesos y los comerciantes deberían hacer un aporte inicial del 30 por ciento", explicó el edil, y dijo que aún falta definir otros detalles, como el canon que pagarían los puesteros y que sería acorde a su situación. "También se crearía una comisión de seguimiento de la obra, que duraría unos 24 meses", añadió el concejal, quien también dijo estar en contra de la construcción de un centro comercial. "El mercado es un lugar tradicional y es parte de nuestra historia", opinó.

Comentá la nota