Defensa de la Competencia votó a favor de las telefónicas

Tanto en el dictamen por la fusión Cablevisión-Multicanal como en la orden de desinversión a Telecom Italia en Telecom Argentina, el organismo antimonopolio consideró que las empresas de telecomunicaciones introducirán competitividad en el mercado de la televisión paga. Prepara un estudio de mercado sobre el tema.
La Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC) está terminando un estudio sobre el mercado del triple play, que le servirá para tomar medidas en caso de aprobarse el proyecto oficial de Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, que habilita el ingreso a las telefónicas al mercado de medios, aunque con restricciones.

El estudio de la CNDC comenzó a realizarse a fines del año pasado, cuando varios especialistas fueron citados por el organismo antimonopolio, para escuchar sus opiniones.

Algunos de los que asistieron a las audiencias de la CNDC, explicaron a PERFIL que la autoridad antitrust tiene, al parecer, una opinión favorable al ingreso de las telefónicas en el mercado de medios.

PERFIL publicó en su edición de ayer, que la pelea entre las empresas de cable y las telefónicas recrudeció con el debate del proyecto oficial para reemplazar a la Ley de Radiodifusión. Buena parte de la oposición rechazó el ingreso de las herederas de Entel al mercado de medios, ya que por su tamaño, 700 pymes del cable corren riesgo de desaparecer. El oficialismo, en tanto, se habría manifestado en flexibilizar su postura respecto del ingreso de las telefónicas. De ser así, la política en el Congreso chocará con la que el oficialismo impulsa en la CNDC, que responde al Secretario de Comercio, Guillermo Moreno. La CNDC dejó en claro su postura favorable al triple play de las telefónicas en dos de sus resoluciones más conocidas: la aprobación de la fusión Cablevisión-Multicanal; y la reciente orden de desinversión a Telecom Italia en Telecom Argentina, por considerar que Telefónica ejerce influencia sustancial sobre la italiana.

En ambos trabajos desarrolló apartados en los que consideró el triple play de las telefónicas y los cables como un mecanismo para dinamizar la competencia.

Los fundamentos se basan en que a medida que una misma red puede ofrecer más servicios, se gana eficiencia, que luego es trasladada a los usuarios, siempre y cuando ello se regule.

En la Argentina, las empresas de televisión paga pueden ofrecer los servicios de telefonía e Internet desde fines del 2000, cuando se abrió el mercado de telecomunicaciones. Pero las telefónicas tienen vedado el ingreso al mercado de medios por los pliegos de licitación de Entel y en la Ley de Radiodifusión.

Desde las telefónicas se asegura que de no autorizarse su ingreso, y por lo tanto no agregar más servicios a su red, no tendrán la rentabilidad suficiente para realizar los desembolsos que necesitan las nuevas redes, que ofrecen anchos de banda más de 10 veces superiores a los que hay en el mercado argentino. Algunos especialistas en regulación afirman por ello que las redes del cable y de las telefónicas deben competir, para que de esta forma se realicen esas inversiones. Esta postura es rechazada por la industria del cable que dice que las telefónicas deben invertir igual o devolver sus licencias.

Comentá la nota