Default: habrá demoras en la oferta

Por: Guillermo Laborda

Detalles no menores complican la intención del ministro de Economía, Amado Boudou, de retornar rápidamente al mercado de capitales. En primer lugar, Néstor Kirchner aún no autorizó la reapertura del canje a los bonistas, una propuesta que ya acercaron bancos a la Secretaría de Finanzas a cargo de Hernán Lorenzino. Pero, además, por más que se efectúe un anuncio en una semana, llevarla adelante va a demorar entre cuatro y seis meses habida cuenta de la documentación legal que se requiere presentar en Estados Unidos.

El giro que dieron los mercados internacionales, mágicamente, hizo posible que, con poco esfuerzo, la Argentina pueda volver a ser sujeto de crédito en el exterior. Ya los papeles locales como el Discount en dólares que se entregaría a los tenedores de papeles aún en default están a sólo un 5% del precio que tenían al momento del anuncio de Cristina de Kirchner en Nueva York el 22 de setiembre de 2008 de la reapertura del canje de la deuda. Luego, el desplome de Wall Street esfumó todo interés existente de los bonistas. La mejora en el exterior es tal que incluso, si el Gobierno acelerara la reforma del INDEC, y las cotizaciones en Wall Street continuarán en alza, hasta podría recibir parte de pago efectivo de bonistas como sucedía en esa fallida propuesta. Pero ello requiere de un cuota de optimismo elevada.

Por lo pronto, anoche Amado Boudou evitó referirse a la cuestión al ser entrevistado por el canal América. Al circular versiones periodísticas el fin de semana de una reapertura del canje, la reacción desde Olivos fue inmediata y la que ya es clásica de este Gobierno: primero embestir por los trascendidos y luego congelar cualquier iniciativa al respecto. Como ya sucedió con el INDEC, aumentos de tarifas, Club de París y emisiones de deuda, cada vez que trascienden medidas, se congelan. Curiosidades del management oficial. La mejor estrategia para que una medida se anuncie siempre es esconderla. Si se publica, se posterga.

Quizás el azar juegue a favor del Ministerio de Economía y los mercados internacionales vayan en alza con el Dow Jones rumbo a los 10.000 puntos nuevamente. Provocaría ello que las condiciones de la reapertura del canje fueran más favorables para el país. O, por el contrario, puede ser que se cierre nuevamente la rendija que ni el más optimista esperaba en marzo que se presente y que los títulos domésticos puedan volver a rendir menos del 20% en dólares. Antes que nada, mañana a las 16 todos estarán observando la planilla con los datos del Índice de Precios al Consumidor del INDEC. Se podrá comprobar si Norberto Itzcovich, el «director técnico» del organismo conserva sus manos a salvo y muestra una variación de al menos un 0,7%. Para el Estudio Bein fue del 0,8%, para Melconian Santangelo fue del 1,3% y para Graciela Bevacqua (ex INDEK), fue del 1,2%.

Comentá la nota