Dédola y su intención de desterrar “la falsa creencia que hay sobre Pami”

En una entrevista concedida a LA OPINION, el flamante jefe de la Agencia Pergamino de la obra social de jubilados y pensionados delineó los que serán aspectos centrales de su labor, valoró la importancia de que la Unidad de Gestión Local (UGL) se haya enmarcado en el nuevo modelo prestacional y apuntó su voluntad de trabajar para mejorar las prestaciones.
DE LA REDACCION. Con 31 años, el abogado Juan Manuel Dédola es desde el viernes el jefe de la Agencia Pergamino de Pami. Casado con una arquitecta pergaminense, comenzó su vinculación con la obra social de los jubilados y pensionados en enero de 2007, cuando fue convocado para trabajar en la gerencia de Asuntos Jurídicos en Buenos Aires, como abogado asesor.

Un tiempo después llegó el ofrecimiento de trabajar en la Agencia Pergamino donde desplegó su tarea como letrado referente.

Convocado por el director regional de la UGL XXXI, a la que pertenece nuestra ciudad, fue instado para trabajar en la implementación del nuevo modelo prestacional, lo que al tiempo que lo puso en contacto directo con prestadores, lo colocó en un lugar de privilegio para posicionarse dentro del organismo por cuanto la UGL de la que depende Pergamino era una de las únicas en las que todavía no se había puesto en marcha.

A poco de asumir, y sin haber iniciado aún la práctica concreta por cuanto el viernes fue un día de asueto para la administración pública, en una extensa entrevista concedida a LA OPINION avanzó en la formulación de lo que serán los proyectos a implementar en el corto y mediano plazo y comentó algunas cuestiones vinculadas a su experiencia dentro de la obra social.

“Fui convocado para que Pami habilitara un nuevo modelo prestacional acá”, comenzó explicando que “el modelo es un nuevo sistema relacionado con los prestadores y los beneficiarios”.

“Cuando Graciela Ocaña asumió advirtió que el principal cáncer en Pami eran las gerenciadoras, grupos que cobraban por el ciento por ciento de la prestación y la daban como ellos querían; a veces el médico recibía apenas el uno por ciento de lo que percibía la gerenciadora, era un ‘pasamanos’ terrible y un centro de corrupción”, referenció haciendo historia de un proceso que reemplazó ese sistema y que permite a Pami “contratar directamente a cada prestador individualmente, sea médico, asociación médica, clínicas o prestadores de alta complejidad”.

“Trabajé mucho en eso y finalmente el 1º de diciembre de 2008 salió aprobado el modelo prestacional para Pami que incluye a la Asociación Médica de Pergamino, pero también a todos los prestadores”, precisó y señaló que como una forma de coronar ese año de trabajo en Pergamino “a fin de año salió mi designación”.

Desafíos

Consultado respecto de la implicancia que tiene comenzar la gestión con el convenio que regula las prestaciones firmado, Juan Manuel Dédola confiesa que “es un enorme desafío” por cuanto “significa un gran cambio ya que éramos una de las últimas UGL del país en enfrentar este nuevo modelo porque esta es una zona difícil con círculos médicos muy fuertes que no estaban dispuestos a ceder a lo que es Pami como formador de mercado”.

Pami es la obra social más grande de Sudamérica, razón por la cual, según Dédola “formamos mercado, formamos oferta y manejamos la demanda, pero en esta región nos encontramos con una fuerza equivalente, difícil de manejar y que ejerció muchas presiones”, confesó aunque planteó que “antes de implementar el nuevo modelo se puso en marcha un sistema de contingencia que nos permitió ir limando asperezas y ganar los consensos necesarios siempre pensando en nuestros afiliados; así lo entendieron los prestadores y así lo entendió Pami”.

Al momento de detallar qué implica este cambio, Dédola explicó que “los prestadores cobran de otra manera por depósito bancario y cuentan a partir de normativas que fueron dictadas desde febrero de 2005, con reglas de juego mucho más claras porque se rigen por contratos que ellos tienen en su poder”.

En este punto, puso el acento en resaltar “las mejoras tecnológicas con las que cuenta Pami para mejorar los procesos” y precisó que en Pergamino, una agencia que cuenta con 17 mil afiliados y posee un radio de influencia que suma 33 mil si se cuentan los de las localidades de Capitán Sarmiento, Arrecifes, Colón y Salto “se avanza en el proceso de informatización que ya ha sido iniciado”.

Metas

El flamante jefe de la Agencia Pergamino de Pami discriminó su plan de gestión en tres tipos de objetivos: “los del corto, los del mediano y los del largo plazo”.

“Los del corto plazo son realizaciones a las que tenemos que llegar rápidamente y que tienen que ver con mejorar la calidad de atención y estructurarla para que el beneficiario sepa dónde tiene que ir y que vaya a Pami sólo cuando necesite resolver alguna inquietud, formular una queja o agradecer. Es necesario desburocratizar los trámites simples porque eso va a incentivar al personal y a la gente”, insistió ratificando que “Pami no tiene que entorpecer sino que tiene que facilitar el acceso de los afiliados a los servicios”.

En el horizonte de mediano y largo plazo aparece el cumplimiento de otros objetivos vinculados con las prestaciones no medicamentosas, “aquellas que están en el campo de la promoción”.

“A pesar de que se aventura que este va a ser un año de crisis, Pami no está en crisis”, resaltó y enfatizó la convicción de “trabajar desde otro concepto”.

“Mi bandera va a ser desterrar la falsa creencia que hay sobre Pami, quiero que sea un orgullo para los afiliados pertenecer a esta obra social; tengo 31 años y mucha tela para cortar, para mí ésta es una oportunidad de hacer mi contribución para que la realidad pueda mejorar”, sentenció, llevando tranquilidad a los afiliados de que no se va a resentir el servicio en los tiempos difíciles que se anticipan, “por el contrario vamos a mejorarlo”, aseguró.

“Buscaremos mejorar la situación de los prestadores, buscamos que fueran prestadores locales, ahora apostaremos a que cumplan y se sientan cómodos trabajando para Pami”, agregó y confesó que “iniciamos la gestión con objetivos que tenemos consensuados, y de esta manera evitamos los escenarios de crisis”.

Por último y ejemplificando el funcionamiento del sistema con la figura matemática de los tres conjuntos, Dédola planteó que “la dinámica puede representarse en tres conjuntos, el prestador, el financiador y el beneficiario, la conjunción de los tres es la situación ideal y hacia ella avanzamos”.

“Hoy es rentable trabajar para Pami”

En un tramo de la entrevista, el nuevo jefe de Pami no eludió responder respecto del cobro indebido de plus, un tema que ocupa la agenda de consideración pública y motiva la preocupación de los afiliados. En primer lugar, referenció que “el valor de la cápita que se le paga al prestador es muy bueno en comparación con otras obras sociales” y precisó que “se actualiza en forma permanente, lo que hace que en la actualidad sea rentable trabajar para Pami”.

“El tema es que años atrás Pami no estaba cumpliendo y aunque es una cuestión muy compleja y de muy vieja data, la falta de cadena de pago seguramente ha motivado el cobro, porque si el financiador del sistema no paga, eso se traslada al beneficiario”, explicó, aunque aclaró que “en la actualidad esa situación ha cambiado y Pami tiene resortes para controlar, los tenía antes del nuevo modelo, durante la contingencia y los tiene ahora”.

“Mi gestión tratará de apuntar el sistema, estamos trabajando con la Asociación Médica y escucharemos las inquietudes de los afiliados”.

“Tenemos que lograr que el afiliado sepa que hay sanciones para todos aquellos prestadores que no exhiban el cartel que la atención de Pami es gratuita; pero también tenemos que exigir que Pami cumpla”.

“Si yo no cumplo con mi prestador, tampoco le puedo exigir”, planteó y consideró que “en otro momento tal vez Pami no ejerció la debida presión sobre esta cuestión porque tenía deuda y no podía salir a exigir; hoy está en condiciones de hacerlo y de hecho estamos en colaboración con los prestadores que queremos que se sientan cómodos”.

“Hoy el médico que no quiere trabajar con Pami, simplemente tiene que renunciar en la Asociación Médica y dejarle el camino a otro profesional para el que puede ser rentable. Si avanzamos sobre ese concepto podremos mejorar”, añadió recordando que “el cobro indebido es sólo un desvío más de las conductas indebidas que tenemos de parte de algunos prestadores, la demora en los turnos también es una conducta indebida”.

Comentá la nota