Un dedo que apunta al mismo ex carapintada

Ante la Justicia boliviana, el principal testigo de la causa dijo que Jorge Mones Ruiz se reunió con el cabecilla del grupo terrorista acusado. La comisión multipartidaria que integran diputados nacionales pediría información al gobierno argentino.
El testigo clave de la investigación que está realizando la Justicia de Bolivia sobre el presunto intento de magnicidio en ese país abrió la trama de vínculos nacionales e internacionales de Eduardo Rózsa Flores, alias Germán, señalado como cabecilla del grupo terrorista y muerto por la Policía Nacional. En su declaración ante la fiscalía, Ignacio Villa Vargas, chofer de Rózsa, detalló los contactos de su jefe con militares retirados argentinos e identificó al ex carapintada Jorge Mones Ruiz. Ante los datos aportados por Villa Vargas, la comisión multipartidaria, integrada por diputados nacionales, anticipó a la prensa que pediría información al gobierno argentino. El embajador en La Paz, Horacio Macedo, dijo a Página/12 que "hasta última hora del viernes no había recibido ningún requerimiento oficial sobre esas reuniones. En cambio, sí ha sido gestionado el pedido de extradición de otro militar prófugo por delitos de lesa humanidad, Luis Enrique Baraldini".

Villa Vargas, quien acaba de ser imputado por terrorismo por la misma fiscalía, pasó de ser jefe de las Juventudes Cruceñistas, una organización secesionista de Santa Cruz de la Sierra, a chofer de Rózsa. Durante su extenso testimonio, "El Viejo" aseguró que el objetivo del grupo desbaratado el pasado 16 de abril en el Hotel Las Américas de Santa Cruz planeaba asesinar al presidente Evo Morales, a su vice Alvaro García Linera y al ministro de Gobierno, Juan Ramón Quintana. Dio detalles de los vínculos de Rózsa con el prefecto de Santa Cruz, Rubén Costas, con el ex titular del Comité Pro Santa Cruz, Branko Marinkovic, y aseguró que uno de los pilares financieros era Hugo Antonio Achá Melgar, el titular de Human Wright Foundation, que abandonó el país y se instaló en los Estados Unidos apenas empezó la investigación. El viernes, el fiscal Marcelo Sosa –al mando de la instrucción– dispuso el embargo de los bienes de Achá. "El Código de Procedimiento Penal señala en uno de sus artículos la anotación preventiva de bienes del declarado rebelde o prófugo que evade la Justicia", dijo Sosa, amparándose en el decreto de confiscación de bienes a quienes hayan financiado y apoyado acciones terroristas en Bolivia.

"Los gauchos"

–¿Qué otros vínculos internacionales tenía Rózsa? –le preguntó el fiscal a Villa Vargas.

–Sólo con los gringos, pero una vez lo llevé a una reunión en el hotel Los Tajibos, allí se encontró con el doctor Achá, una mujer y otra persona, me dijo que era un militar argentino que me acuerdo bien el nombre porque me pareció divertido: se llamaba Mona Ruiz (sic), con él y Achá entraron al hotel y al salir mientras lo llevaban a su hotel, él me dijo que habían hecho un buen trato y que ya llegarían los gauchos a entrenar a nuestra gente. Después me comentó que llegaría un grupo de avanzada y que él tenía que ver dónde lo acomodaría para que empiece el trabajo. Creo que llegaron unos siete, pero los vi sólo una vez, en estas cosas él era muy reservado.

El apellido que le resultó simpático a Villa Vargas es, en realidad, Mones Ruiz, el consecuente carapintada que participó de los alzamientos contra la democracia en los ’80 en defensa de la impunidad de los ejecutores del terrorismo de Estado. Entre el 25 y el 30 de marzo el ex carapintada estuvo en Bolivia como parte de un grupo de avanzada de UnoAmérica, la organización de ultraderecha que pretende ser la contratara de Unasur y dice estar investigando la Masacre de Pando con el fin de presentar una denuncia contra el gobierno de Morales ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (ver aparte).

El 12 de mayo, Página/12 consignó que un informe que llegó a la Cancillería argentina daba cuenta de que "estaría presente en la zona del Beni (norte de Bolivia) una célula argentina de once ex carapintadas que se sumarían a otras dos células (brasileña y uruguaya), integradas por ex militares que habrían estado en misión en los Balcanes. La mencionada ‘célula argentina’ habría mantenido contactos con sectores de ‘ultraderecha’, opositores al actual gobierno nacional boliviano, en Santa Cruz y en Cobija, departamento de Pando". La información, fechada el 4 de mayo, señala que "empresarios y terratenientes de Santa Cruz de la Sierra habrían requerido la presencia de los ex militares con el objetivo de ser instruidos en materia de autodefensa ante eventuales intentos de apresamiento por parte de organismos oficiales".

La participación en la Guerra de los Balcanes habría sido el lugar de encuentro de uniformados argentinos con Rózsa, el ciudadano boliviano-húngaro-croata que se convirtió en "héroe" de esa guerra y regresó a Bolivia con el objetivo de lograr la autonomía de Santa Cruz de la Sierra. Rózsa, un fanático que supo ser militante del Opus Dei y luego del islamismo, confesó en una entrevista realizada en setiembre del año pasado por la televisión húngara –con el compromiso de ser difundida sólo en caso de muerte– que un grupo de opositores políticos lo contactó hace más o menos año y medio desde Santa Cruz. Su misión principal era defender la región de los grupos y milicias de indígenas. "Estamos dispuestos, dentro de unos meses, en el caso de que la coexistencia no funcione y en virtud de la autonomía, a proclamar la independencia (de Santa Cruz) y crear un nuevo país", dijo Rózsa, quien se hacía llamar también Germán. El reportaje está fechado el 8 de septiembre, apenas tres días después se produjeron los asesinatos, secuestros y torturas de decenas de campesinos en el departamento de Pando. El entonces prefecto de ese departamento, Leopoldo Fernández, está preso como responsable de haber ordenado la masacre. El titular de UnoAmérica, Alejandro Peña Esclusa y Liliana Raffo, la viuda del teniente coronel Horacio Fernández Cutiellos, acompañante de Mones Ruiz en su periplo por Bolivia, visitaron al detenido para brindarle su solidaridad a fines de marzo. Fernández Cutiellos fue muerto durante el intento de copamiento del Regimiento de La Tablada por parte del Movimiento Todos por la Patria (MTP) en enero del ’89.

Donde hubo fuego

Mones Ruiz se desempeñó como agregado militar en la embajada argentina en Bolivia durante la última dictadura. Desde entonces cosecha vínculos con camaradas en actividad y retirados de ese país. Gracias a esas lealtades corporativas pudo reinsertarse en sociedad otro ex carapintada prófugo de la Justicia argentina que también ocupó el mismo destino diplomático: Luis Enrique Baraldini. El embajador Macedo confirmó que Interpol Bolivia está buscando al oficial a pedido de una orden del juez federal Daniel Rafecas.

El diario El Nuevo Día, de Santa Cruz de la Sierra, publicó en marzo de 2006 que Baraldini había instalado una escuela de equinoterapia, El Centro Ecuestre Especial. En esa oportunidad, Luis Baraldini se hizo llamar "Luis Pelliegre", en vez de Pellegri, como es el apellido materno. "La inteligencia y capacidad de trabajo, pero sobre todo la lealtad, compañerismo y nobleza de éstos animales hace que tengamos buenos resultados y que los niños disfruten su terapia", declaró el ex jefe de la Policía de La Pampa buscado por delitos de lesa humanidad.

El militar que desapareció de la Argentina en 2003 apenas se reactivó el juicio por la represión ilegal en La Pampa fue contenido por sus pares bolivianos. El diario La Arena de La Pampa informó que "hasta fue condecorado por el Círculo de Oficiales del Ejército de ese país en el año 2005 con la Gran Cruz. También actuó como comisario en campeonatos ecuestres en el Country Club Cochabamba, un exclusivo barrio privado de esa zona. Había actuado como agregado militar entre 1980 y 1982 donde adiestró a oficiales bolivianos y también continuó con la actividad de los caballos de equitación".

En su reciente viaje a Bolivia, Mones Ruiz se habría reunido también con Baraldini. Después de esos encuentros, el oficial abandonó sus caballos y hasta ahora Interpol no logró localizarlo.

El avance de la investigación sobre el supuesto grupo terrorista desbaratado en Santa Cruz de la Sierra está cerrando el círculo de relaciones peligrosas

Comentá la nota