Decreto de Arturo Colombi consolida inversión de 23 millones de dólares

En pleno recrudecimiento de la crisis financiera mundial, el gobernador Arturo Colombi cerró con el holding productor de alimentos Adecoagro un acuerdo para la inversión de 23 millones de dólares en la ampliación de sus arroceras y la implantación de un establecimiento de engorde intensivo de terneros
Todo esto con el aliciente de la exención impositiva dispuesta por el primer mandatario, decreto mediante.

Tras la rúbrica de la norma que exceptúa a Adecoagro del impuesto a los sellos para la hipoteca de sus campos mercedeños, explotados bajo la razón social Pilagá SA, Arturo destacó que "nos enorgullece que esta empresa tan gravitante en el concierto económico internacional decida volcar esos recursos en nuestra provincia".

"Permanentemente buscamos mecanismos para incentivar la radicación de capitales y la decisión de esta compañía es un logro muy importante para la provincia porque significa una inversión que se reproducirá rápidamente y nos dejará muy cerca de contar con un nuevo frigorífico, dado que podremos producir novillos de mayor kilaje para dejar valor agregado en Corrientes", resaltó el gobernador.

Puntualizó en tal sentido que "una inversión de esta magnitud en este contexto internacional tan complejo muestra confianza del sector privado en una provincia donde ofrecemos estabilidad institucionalidad y previsibilidad económica, aspectos que tenemos que cuidar más que nunca".

El apoyo que dispuso Arturo para esta inversión se traduce en la exención de dos millones de pesos de impuesto a los sellos que Adecoagro no necesitará pagar al momento de tramitar la hipoteca de sus propiedades mercedeñas, las cuales servirán como garantía para el crédito concedido a la firma por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

AUN EXPLICA EL APOYO DEL BID

El ministro de la Producción, Alfredo Aún, fue el encargado de seguir de cerca las tratativas de Adecoagro (una multinacional que incluye entre sus accionistas principales al magnate George Soros) para obtener el empréstito del BID, una entidad multilateral de crédito que no suele otorgar este tipo de facilidades al sector privado.

"Ocurre que en este caso la empresa logró la autorización porque se trata de producción de alimentos a gran escala, un actividad que siempre tiene un perfil social y que, por ende, mereció el impulso del BID con un crédito de 23 millones de dólares que se volcará en suelo correntino", explicó Aún.

El ministro señaló que Adecoagro tiene proyectado "con esos recursos ampliar sus arroceras mercedeñas y poner en marcha arroceras que estaban inactivas en la zona de Itá Ibaté, con epicentro en la estancia Santa Ana Ñú, conocida por sus cualidades para este tipo de cultivo". También "reacondicionará sus plantas de almacenaje, instaladas en Molinos Ala de Mercedes", resaltó.

A la vez, la compañía en cuestión avanzará en la instalación, también en jurisdicción mercedeña, de un feed lot (establecimiento de engorde a corral) para producir unos 15.000 novillos gordos al año con alta calidad y a costos relativamente bajos.

El ministro de la Producción indicó que el campo de engorde que se construirá con tecnología de punta dividirá el año en tres turnos de aproximadamente 100 días cada uno, para engordar entre 4.000 y 4.500 terneros en cada uno de esos segmentos.

"Adecoagro tiene realizados los estudios de mercado y cierra perfectamente la ecuación económica porque los terneros ingresarán con 150 kilogramos y, al cabo de los 100 días del turno, saldrán con 280 kilos", subrayó el ministro.

Para Aún, se trata de "un emprendimiento trascendente para la ganadería correntina porque nosotros nos caracterizamos por producir terneros que, generalmente, se venden en pie a zonas de la Pampa húmeda, pero en este caso estaremos avanzando hacia un nuevo ciclo productivo con la entrega de novillos terminados".

Otro detalle clave de la normativa que el gobernador Arturo Colombi decretó el pasado viernes tiene que ver con la estabilidad fiscal garantizada mediante el mismo instrumento, dado que la presión tributaria no podrá variar durante los próximos 10 años, aunque cambien las alícuotas para el sector primario, cuando se trate de gravar este emprendimiento de Adecoagro.

Comentá la nota