Decretaron a Corrientes zona de emergencia y desastre.

El Poder Ejecutivo provincial decretó en la tarde de ayer la emergencia para todos los sectores productivos de la provincia. Es a raíz de la falta de lluvias que perjudicó a niveles irreversibles los índices de la actividad primaria.
Tal como se venía anunciado, el Gobierno provincial declaró ayer a Corrientes como zona de emergencia y desastre a causa de la sequía que azota a la región. Tras varias reuniones de la Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria, ámbito que reunió a todos los sectores productivos del terruño, finalmente se cotejaron los datos respecto a la situación de los campos correntinos realizado en las últimas horas por el Ministerio de la Producción, con el apoyo de especialistas del INTA y se procedió a tomar la medida. La decisión fue tomada por el gobernador Arturo Colombi, quien instruyó para tal fin al ministro de Producción, Alfredo Aún y a los técnicos de Producción para que elaborasen el decreto finalmente refrendado por las autoridades a cargo del Ejecutivo. Justamente el encargado de comunicar la novedad fue el titular de la cartera productiva. “La decisión está tomada, elaboren el decreto en función de los planteos realizados por los productores”, dicen que sostuvo el gobernador en un diálogo reservado con el ministro Aún y con el vicegobernador Rubén Pruyas. El decreto de emergencia salió “rápidamente después de que tuvimos información fehaciente sobre la realidad de todas las actividades y de todo el mapa provincial, porque la norma se estuvo confeccionando hace varios días y solamente esperábamos el encuentro final que tuvimos ayer, en el marco del comité de crisis, con los distintos sectores productivos”, señaló el ministro Aún. El titular de la cartera de Producción destacó que la emergencia o el desastre importarán medidas que alivianarán la carga en materia impositiva para prácticamente todo el universo de sistemas productivos de Corrientes, incluidas “la parte pecuaria, el sector agrícola y también en el rubro agroindustrial, como es el caso de la yerba mate que también ha sufrido un impacto muy fuerte”. El decreto dictado en las últimas horas señala en su artículo primero: “Declárase el estado de emergencia y desastre agropecuario a todos los departamentos de la provincia de Corrientes, según corresponda, para los sectores pecuarios, apícola y agrícola, por la prolongada y persistente sequía ocurrida durante el año 2008, desde el 15 de diciembre de 2008 y hasta el 30 de junio de 2009 y en los porcentajes que resulten de las verificaciones correspondientes”. En su artículo segundo, el instrumento jurídico más esperado por los productores especifica: “Encomiéndase al Ministerio de la Producción. Trabajo y Turismo el análisis de la situación de cada productor afectado, expidiendo el correspondiente Certificado de Emergencia y Desastre Agropecuario”. También hay un artículo tercero en el que se indica el tenor de los paliativos. “Los beneficios a otorgar por la Provincia de Corrientes -indica ese párrafo de la norma- a los productores afectados y que acrediten su condición de tales mediante presentación del Certificado de Emergencia y Desastre Agropecuario, serán los siguientes: prórroga de vencimientos de impuestos provinciales, prórroga de vencimientos de créditos provinciales y subvenciones que pudiere disponer el Ministerio de Producción con recursos disponibles de su partida presupuestaria y las que gestionare y obtuviere de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos de la Nación”.

Comentá la nota