Por el declive de Macri, la oposición porteña busca unidad y sueña con una chance ante Larreta

Por el declive de Macri, la oposición porteña busca unidad y sueña con una chance ante Larreta

Casi en espejo de las conversaciones entre Alberto Fernández y Sergio Massa a nivel nacional -en las que todavía está "todo abierto" porque "hay tiempo", aseguran a ambos lados de las negociaciones-, la oposición porteña busca por estas horas conformar su propio frente de unidad para enfrentar a Horacio Rodríguez Larreta. 

El declive en imagen e intención de voto de Mauricio Macri los hace soñar con tener una chance ante el partido que alambró la Ciudad hace doce años y que, según dicen las encuestas, parece por ahora en camino a revalidar ese dominio.

Mientras en la provincia de Buenos Aires los oficialistas temen que la inexistencia de balotaje termine condenando a María Eugenia Vidal, en la Ciudad ocurre lo opuesto: la segunda vuelta casi obligada que manda la Constitución porteña se convirtió en la gran esperanza del arco opositor. Larreta debería conseguir el 50% + 1 de los votos para evitar el balotaje. En 2015, un muy buen año para el oficialismo, sacó el 45% y debió trajinar para obtener su elección frente a Martín Lousteau.

Este año se agrega al escenario electoral porteño un dato clave: por primera vez desde que es autónoma, la Ciudad pegó sus elecciones a las nacionales. Una estrategia pensada antes del pico de la crisis de 2018, cuando el Presidente medía bien, el panorama electoral era otro y Cambiemos hablaba de la triple reelección para Macri, Vidal y Larreta. Como consecuencia de esa decisión, también están atadas las fechas de los eventuales balotajes porteño y nacional. Larreta no descarta ir a la Justicia para pedir desdoblarlas si los resultados electorales le dan motivos. Por ejemplo: que a la segunda vuelta nacional lleguen dos candidatos presidenciales de dos sellos diferentes a los frentes que deberán definir la jefatura del gobierno porteño. Pero por ahora, las elecciones se harán juntas.

Larreta no descarta ir a la Justicia para pedir desdoblar las fechas si hay balotaje

Compartir

La oposición porteña le prende varias velas al hecho de que el alcalde deba ir al balotaje prendido de la boleta de Macri. Se esperanza con tener una chance de ganarle. Las encuestas que miran los opositores muestran que el Presidente le pone un techo al jefe de Gobierno, que en soledad mide 45 puntos y que pegado a Macri se queda en 40. A la inversa, aseguran, el nombre de Alberto Fernández tracciona hacia arriba entre 3 y 6 puntos a la oferta opositora. Además de ese dato, sorprendió otro de los focus groups de las últimas semanas: la preocupación de los consultados por el aumento de las personas en situación de calle. Es una realidad que los porteños enfrentan a diario en la propia vereda de sus casas.

Es ahí donde entra la aliviada bienvenida que le dieron los candidatos kirchneristas y pankirchneristas a la demorada candidatura de Matías Lammens. La decisión del presidente de San Lorenzo llegó como consecuencia directa de la postulación de Alberto Fernández -más bien, del corrimiento de Cristina Fernández de Kirchner del primer término de la boleta presidencial- y después de coquetear durante años con una postulación. Como contó BAE Negocios, Alberto y Lammens se reunieron para acordar los términos del acercamiento en el departamento del postulante presidencial en Puerto Madero hace una semana. Tienen buena onda.

Si se suma Sergio Massa, en la primaria porteña podría estar Matías Tombolini

Compartir

Hoy por la tarde Alberto tiene una cita prevista con otro que está en carrera por la oposición porteña: el camporista Mariano Recalde. Será en el Teatro San Martín, en la presentación del libro Gobernar la Ciudad. Políticas públicas para una ciudad moderna, inclusiva y desarrollada, que acaba de publicar el ex presidente de Aerolíneas. Recalde aún no lanzó formalmente su candidatura, pero es el referente del espacio hace años en el distrito. Su foto con Alberto, sin embargo, no ocultará que hay sectores tanto en el Instituto Patria como cerca del candidato presidencial que apuestan a que, o bien como resultado de una primaria amplia o bien como candidato único, termine siendo Lammens el que llegue a enfrentarse en un balotaje ante Larreta. Es el que tendría chances, creen.

No descartan, además, la combinación en una fórmula de algunos de los nombres que ya suenan y que podrían enfrentarse en las primarias para luego ser integrantes de un binomio de candidatos al Ejecutivo. La Ciudad ofrece la posibilidad de cerrar al candidato a vicejefe porteño después de las elecciones primarias.

En carrera, el presidente de San Lorenzo suma figuras a sus equipos de trabajo. Además de Zulma Ortiz, la ex ministra de Salud de Vidal, se destacan entre los nombres que lo rodean los de Eduardo Hecker, especialista en desarrollo económico urbano, y Martín Guzmán, un economista de 38 años formado en la Universidad Nacional de La Plata que codirige con el Nobel Joseph Stiglitz el grupo de investigaciones sobre reestructuración de deuda en la Universidad de Columbia.

Si la unidad del peronismo se concreta a nivel nacional y finalmente se destraban las negociaciones entre Alberto Fernández y Sergio Massa, también esperan sumar a la primaria opositora -de la que ya es parte Victoria Donda- a Matías Tombolini. Por ahora las charlas están frías. Aunque Massa volvió a dar señales de unidad ayer, después de un fin de semana de ordenarle a su tropa mantener el silencio para no entorpecer las negociaciones. Dijo el ex intendente de Tigre en una charla en la UCA: "El de las elecciones de San Juan y Misiones es el mensaje que se viene reiterando en varias provincias, que la mayoría de los argentinos están cansados de este Gobierno, que quieren una nueva mayoría. Y tenemos la obligación de construirla".

Coment� la nota