Declina la producción forestal que reclama instrumento legislativo

Una complicada situación social producto de la caída de la actividad forestal y de la industria de la madera, fue expuesta por el presidente de la Federación de Asociaciones de Productores e Industriales Forestales del Chaco (Fapif), Noé Khon, al establecer que la demora en el tratamiento legislativo del proyecto de Ley de Ordenamiento Territorial "paralizó la actividad no sólo en los montes sino en la industria de la madera, dejando en la calle a obreros del sector".
La Legislatura chaqueña tiene pendiente aun de resolución el encuadre que le corresponde a la ley de protección de los bosques nativos, y desde 28 de diciembre de 2008, la provincia no autoriza ningún tipo de permiso para el aprovechamiento del monte a causa de la ley de presupuestos mínimos, cuestión que esto se da principalmente porque Chaco todavía no cuenta con la sanción legislativa lo cual exige la ley, pese a que se hicieron varias reuniones en casi toda la provincia entre legisladores de las distintas bancadas políticas y las entidades del sector "pero los diputados tienen una deuda en el tratamiento de la ley", dijo Kohn en declaraciones al programa Protagonistas que se emite por LT16 Radio Saenz Peña.

Pero en ese intermedio --aclaró-- la legislatura sancionó una ley que está en vigencia con carácter de emergencia a fin de que se pueda acceder al otorgamiento de permisos para aprovechamiento de la madera, lo cual, según los forestales, "es lenta, no llega a tiempo, profundizando la preocupación de los pequeños productores que subsisten de la leña y el carbón, que incurren en la clandestinidad y sobre los cuales, como vemos en los diarios cada semana, son objeto de sanciones", sentenció de manera contundente Noé Khon.

Miles de puestos de trabajo

Lo cierto es que, desde la entidad se volvió a advertir que si la situación no se resuelve, en la agilidad del otorgamiento de los permisos para aprovechamiento forestal, pueden quedar sin trabajo unos 45.000 obreros que dependen en forma directa de esta actividad, que se concentra en la elaboración de leña y de carbón, además de la elaboración de cortes para uso industrial, como tarimas.

"Terminada la cosecha de algodón, el obrero, por costumbre, se iba al monte, y con su trabajo lograba el sustento de la familia", indicó el dirigente forestal.

Al prohibirse los permisos forestales, el aprovechamiento del recurso "se transforma en una ventana abierta a la ilegalidad", dicen los productores y propietarios de aserraderos, agregando que hay malestar porque con la prohibición de ventas de guías, "se fomentó un negocio ilegal, que es la comercialización de guías en el marco de la marginalidad", denunció la FAPIF.

El dirigente sostuvo que esta paralización de la actividad forestal "es altamente preocupante ya que el sector tiene una importantísima demanda de mano de obra que no la ofrece otro sector, mucho menos la soja ni el girasol, y esto debe ser un llamado de atención".

Comentá la nota