Se declaró inocente el joven terrorista del avión a Detroit

Fue en la primera audiencia judicial que duró 3 minutos. Se mostró calmado.
El nigeriano Umar Farouk Abdulmutallab se declaró ayer inocente ante el tribunal estadounidense que le leyó los cargos que se le imputan por el fallido atentado contra el avión norteamericano el día de Navidad.

Abdulmutallab está acusado de seis cargos, entre ellos el de intento de asesinato de los casi 300 pasajeros y tripulantes que iban a bordo del avión procedente de Amsterdam. El joven, un hijo de un acaudalado banquero y que residía en Londres, trató de hacer estallar el vuelo con explosivos escondidos en su ropa interior cuando el aparato se disponía a aterrizar en Detroit.

La comparecencia de Abdulmutallab ante el tribunal del distrito este de Michigan, la primera desde su detención inmediata el mismo día del fallido atentado, duró sólo unos tres minutos.

Para los especialistas resultó en principio extraña la decisión del joven musulmán de declararse inocente debido a que en casos de militancias integristas los responsables suelen reivindicar sus acciones. Abudulmutallab dijo que estaba tomando algunos calmantes debido a las heridas que se produjo en el leve incendio que provocó en el avión al fracasar sus explosivos. El gobierno de Barack Obama aludió que el nigeriano fue entrenado por una organización llamada Al Qaeda pero de la Península Arábiga.

Por la severidad de los cargos que se le imputan, dictados el pasado miércoles, Abdulmutallab podría ser condenado a cadena perpetua. El atacante todavía está a tiempo de cambiar su declaración de no culpabilidad a cambio de obtener una sentencia menos severa. En la comparecencia el joven nigeriano, de 23 años, mostró poca emoción, dijo el vocero. Deletreó su nombre y describió su nivel de educación, respondiendo a las preguntas del juez Mark A. Randon.

Su defensa entretanto no se opuso a que el acusado continúe en prisión sin fianza hasta que comience el juicio.

El tribunal estuvo rodeado de un fuerte perímetro de seguridad. Unos 20 musulmanes de la vecina ciudad de Dearborn se manifestaron frente al tribunal contra Abdulmutallab, portando grandes banderas estadounidenses y carteles con lemas como "No en el nombre del islam" o el "islam está en contra del terrorismo".

"No quiero a terroristas en ninguna parte. Este es mi país", dijo a un cronista de The New York Times uno de los manifestantes, Mohssen Sadeq.

En el mismo sentido se pronunció uno de los nigerianos que también acudieron al tribunal a condenar las acciones de su compatriota. "Sus actos están totalmente en contra de nuestra moral y nuestros ideales. Nos sentimos deshonrados y traicionados. Nuestro país no es conocido por esto", lamentó Rasaq Ibrahim al rotativo.

La audiencia tuvo lugar menos de 24 horas después de que la Casa Blanca publicara el informe preliminar de los fallos de inteligencia que no impidieron el atentado, que fracasó solamente debido a que no funcionaron los explosivos y no a medidas de seguridad. El reporte constata que si bien las agencias de inteligencia estadounidenses tenían "suficiente información" para detener el ataque, no fueron capaces de "atar cabos" y relacionar las amenazas de la facción extremista Al Qaeda en la Península Arábiga (AQAP) con la persona de Abdulmutallab.

Obama, criticó duramente a las agencias de inteligencia por estos errores y ordenó una exhaustiva revisión y mejora de sus procedimientos.

Comentá la nota