UTA declaró el estado de alerta

Los choferes del transporte urbano reclaman el pago de dos cuotas de $ 400 no remunerativas. La semana que viene decidirán la modalidad de protesta en asambleas. Se sumarían algunas empresas interurbanas.
La Unión Tranviarios Automotor declaró el estado de alerta y movilización y la semana próxima podría paralizar el servicio de colectivos en la ciudad. Así lo aseguró esta mañana el secretario general del gremio, Osvaldo Agrafogo, en diálogo con El Litoral, aunque advirtió que la modalidad será decidida en asambleas de personal.

Los trabajadores están reclamando el pago de dos cuotas de 400 pesos no remunerativos acordados en paritaria nacional. El dinero para abonar esas sumas debe llegar de los subsidios que aporta el gobierno nacional a las empresas pero, según les advirtieron, no sería suficiente y los empresarios no podrían cumplir con lo pactado.

Según se pudo saber, se acordó con los delegados de las líneas realizar asambleas el lunes para decidir la modalidad de las medidas que se efectivizarían desde el martes. Aparentemente, consistirían en suspender los recorridos habituales por algunas horas.

Al reclamo del pago del incremento salarial acordado, se suman otros motivos como la falta de entrega de ropa de trabajo y el descuento de días a personal que presentó el correspondiente certificado médico.

En tanto, las empresas Recreo, Nece y Llambí Campbell -que realizan recorridos interurbanos- podrían sumarse a las medidas de fuerza "porque hemos comprobado que tampoco a ellos les han cumplido con los acuerdos salariales", señaló Agrafogo.

Los conflictos del año

Los primeros conflictos del año comenzaron en el mes de marzo, cuando los choferes comprobaron incumplimientos salariales. A partir de febrero, el último aumento alcanzado en 2008 (de $ 340) debía dejar de ser no remunerativo y pasar a formar parte del sueldo básico. Como esto no ocurrió, se inició una serie de reuniones en el Ministerio de Trabajo. Mientras duraron las negociaciones el servicio no se interrumpió y finalmente se logró un acuerdo.

En tanto, en mayo, tras percibir sólo el 50% de los salarios, los trabajadores nucleados en la Unión Tranviarios Automotor (UTA) se declararon en estado de alerta y movilización y amenazaron con nuevas medidas de fuerza, que finalmente no se cumplieron.

El único paro que hubo en el año lo realizaron los trabajadores de la Línea 9, debido al despido de un chofer. Fue el 20 de abril.

A lo largo de 2009, se realizaron numerosas asambleas de trabajadores, lo que motivó la restricción del servicio por algunas horas en horarios picos. Los motivos de estas asambleas no fueron incumplimientos salariales, sino reclamar por trabajadores en negro, falta de ropa de trabajo y por medidas de seguridad e higiene.

Podrían aumentar los pasajes de media y larga distancia

La Secretaría de Transporte resolvió promover un nuevo esquema tarifario para el servicio automotor de pasajeros de larga distancia, iniciativa que entraría en vigencia en el comienzo de la próxima semana, tras su publicación en el Boletín Oficial.

A través de un comunicado de prensa, el secretario de Transporte Juan Pablo Schiavi indicó que en la medida adoptada "no hay definido un aumento en las tarifas", pero admitió que la "nueva metodología" fija un valor del boleto de ómnibus a partir de tomar como base el costo del pasaje por kilómetro recorrido.

Pero con la modificación de la diferencia entre el valor máximo y mínimo del actual boleto, las autoridades dejaron abierta la posibilidad de que las empresas suban sus tarifas en un 10 por ciento o las reduzcan un 15 por ciento para adecuarse a la nueva reglamentación.

Asimismo, el secretario indicó que con el nuevo esquema de tarifas para los servicios de larga distancia se "reducirá la distancia entre los valores máximos y mínimos de los pasajes, y se fijará una regulación más restrictiva para los precios en los trayectos no competitivos".

Con la decisión adoptada por Transporte, se cumple así con los tiempos previstos para que la reformulación de los cuadros tarifarios puedan impulsarse desde el arranque del mes de diciembre. Según Schiavi, la medida tiene por "pretensión corregir la discreción monopólica que existe para la fijación de las tarifas" en este tipo de servicios, donde -según se indicó oficialmente- en la actualidad existe una banda tarifaria que alcanza el ciento por ciento de diferencia entre el precio máximo y mínimo que presenta un servicio para el mismo trayecto.

Comentá la nota