La CGT se declaró en "estado de alerta y movilización"

La CGT se declaró en "estado de alerta y movilización"
El sindicalismo alineado con el Gobierno elevó su nivel de alerta frente a la crisis política generada en torno a la puja por las reservas del Banco Central. Ayer, el secretario de Derechos Humanos de la CGT, Julio Piumato, aseguró que la central obrera que lidera Hugo Moyano se encuentra "implícitamente en estado de alerta y movilización" frente al conflicto.
Piumato, al ser consultado por la agencia DyN, advirtió que sectores ligados "a la usura financiera internacional buscan debilitar el Poder Ejecutivo", y de esa forma se encolumnó con las interpretaciones oficiales que denunciaron una "conspiración" detrás de los rechazos que enfrentó la decisión del Gobierno.

El secretario general del gremio de los judiciales responsabilizó además a la oposición política y "a capitalistas de las finanzas de pretender seguir esquilmando a la Argentina".

Desde la CGT "vemos con preocupación" el desarrollo de los acontecimiento en torno al Banco Central, los que nos pone "implícitamente en estado de alerta y movilización", agregó Piumato, quien se transformó en el vocero de la CGT ante la ausencia de Moyano.

El titular de la central sindical se encuentra de vacaciones y, por ello, se mantuvo al margen de la polémica que se desató luego del bloqueo judicial al Fondo del Bicentenario.

El dirigente sindical enfatizó que ante la situación planteada en torno a la puja por las reservas "lo menos que podía hacer el sector de la usura financiera es callarse la boca". Sin embargo, Piumato evitó poner nombre y apellido a sus acusaciones.

El secretario de Derechos Humanos interpretó, además, que los obstáculos que enfrentó la creación del Fondo del Bicentenario esconden a quienes "están operando contra del Gobierno" y en desmedro de "las políticas socioeconómicas que implementó la presidenta Cristina Fernández de Kirchner".

La queja del gremialista tuvo un destinatario especial: "A mí en particular me duele el accionar de la Justicia" porque con sus decisiones "le está dando las espaldas al pueblo argentino". Sus palabras tuvieron un significado especial por tratarse de un representante de los empleados judiciales.

Específicamente, Piumato acusó a la jueza María José Sarmiento de haber sido "designada por la dictadura financiera del liberalismo" en los años noventa. "Como jueza está comprometida con la usura financiera y no con los intereses del pueblo argentino", cuestionó.

La última manifestación de la CGT a favor del Gobierno había sido encabezada por Moyano el pasado 15 de diciembre, cuando durante un acto en el club Vélez el camionero ratificó su apoyo a la gestión de Cristina Fernández.

Comentá la nota