El CD declaró en emergencia a la comuna de General Acha

Gastos innecesarios, sumado a la baja recaudación por guías y tasas municipales, agravó la situación financiera de la comuna, originando un déficit mensual de 250 mil pesos que impide pagar los sueldos en tiempo y forma.
El Concejo Deliberante declaró la emergencia económica de la municipalidad de General Acha. La ordenanza, tratada sobre tablas y aprobada por unanimidad en la sesión ordinaria realizada el miércoles, fue impulsada por el bloque del partido justicialista. La medida entrará en vigencia a partir del 1º de octubre y cesará cuando desaparezcan los motivos que motivaron tal resolución.

Fue suspendido el pago de viáticos a autoridades y funcionarios del Departamento Ejecutivo y del Concejo Deliberante del municipio. Además, se determinó que el pago de horas extras quedará sujeto al mínimo fijado por la Ley 643 (dos horas diarias), y deberá ser autorizado por autoridad competente y mediante resolución fundada. Al efecto, aquellas se dispondrán en forma excepcional y por razones de imprescindible necesidad de servicio.

En esa misma ordenanza, los ediles dispusieron rever todos los adicionales especiales que justifiquen, sustentada por resolución realmente fundamentada, la prosecución y pago de éstos.

Crisis.

Los concejales arribaron a esa determinación a raíz de la "difícil y acuciante" situación económica y financiera por la que atraviesa la municipalidad local. Opinaron que se ha llegado a una situación límite que se traduce en el atraso considerable en el pago de los haberes de los empleados, que se manifiesta en un quebranto mensual de 250 mil pesos aproximadamente.

Según los ediles, a la fecha no se ha podido cumplir con las obligaciones contraídas con los proveedores. "A la luz de las rendiciones contables verificadas se pueden observar gastos, que en la situación antes mencionada, se catalogarían como postergables", agregaron.

Ayuda.

Por otra parte, los concejales consideraron que el Ejecutivo local, a cargo de María Elena García, se ve obligado todos los meses a recurrir al gobierno provincial con el fin de equilibrar las cuentas municipales. Dicha situación, a criterio del cuerpo, se ha visto agravada por la baja recaudación (en concepto de guías por transporte de hacienda o tasas y servicios municipales).

En ese sentido, afirmaron que el Concejo Deliberante debe comprometerse a cumplimentar mecanismos viables con el fin de salvaguardar las arcas de la municipalidad.

Compromiso.

El autor del proyecto y presidente del cuerpo, Marcelo Berot (PJ), argumentó que se trata de una iniciativa que nació del propio bloque oficialista debido a que no se puede pagar puntualmente los salarios a los empleados, por eso se pretende dotar de alternativas al Ejecutivo para que pueda salvaguardar las arcas municipales.

Berot aclaró que el Concejo durante los dos años de trabajo ha adoptado una política austera en cuanto a gastos de funcionamiento. Enfatizó que los miembros del cuerpo no cobraron un solo viático, y que hasta de sus propios bolsillos, compran insumos y los artículos de limpieza para mantener ordenados y limpios cada uno de los bloques.

Comentá la nota