ETA declaró como un blanco de ataques al gobierno vasco

La organización ETA declaró ayer que el próximo presidente del gobierno vasco, el socialista Patxi Lopez y su gabinete de ministros, serán el "objetivo prioritario" de sus acciones terroristas y proclamó que no le reconoce "ninguna legitimidad democrática". El nuevo ejecutivo será elegido por el parlamento en mayo próximo.
Se trata de una amenaza gravísima aunque ETA aclaró en un comunicado que está dispuesta a "pactar un compromiso y una estrategia para el cambio político y la solución democrática al conflicto" en Euskadi. Esta oferta la realiza la organización terrorista porque es consciente de su abrumador aislamiento en la sociedad vasca.

En las pasadas elecciones parlamentarias, los nacionalistas radicales afines a ETA sufrieron una dura derrota al obtener un total de 96.000 abstenciones cuando esperaba una cifra mucho más elevada de apoyos teniendo en cuenta que, en 2005, los nacionalistas radicales superaron los 200.000 sufragios a su favor. Los violentos habían denunciado como "traidores" a Aralar, una escisión de Batasuna que rechaza la violencia de ETA, y pronosticaron hasta el día anterior a los comicios que el electorado afín a los nacionalistas radicales les daría la espalda en las urnas, por lo que sufrirían una humillante derrota. Por el contrario, Aralar recibió un fuerte apoyo electoral y logró sumar cuatro diputados.

La dureza crítica de ETA también se extiende hacia el Partido Nacionalista Vasco al que acusan de ser "el máximo responsable del resurgir del españolismo". Los terroristas aluden a que, por primera vez en treinta años, los nacionalistas no controlan la mayoría absoluta. Los socialistas realizaron una excelente elección y lograron 25 diputados a los que se añaden 13 legisladores del Partido Popular que apoyan a los socialistas para formar una mayoría de 38 votos, imprescindible para integrar un gobierno por mayoría absoluta.

Un vocero socialista señaló que el comunicado de ETA "es un ejercicio más de falta de democracia". El líder del Partido Popular en Euskadi, Antonio Basagoiti, señaló que se alegra "más que nunca" de apoyar a los socialistas. Los nacionalistas, en la concentración que conmemoraba el Día de la Patria Vasca, denunciaron que el próximo gobirno socialista "lo será contra la mayoría social y política vasca" y se lamentaron de que la bandera española ondeara en la sede de la Presidencia de Euskadi.

Por otra parte, el diario El Correo informó que, en 2004, las fuerzas de seguridad francesas secuestraron en una vivienda en la localidad de Saint Michel documentación sobre un plan de ETA para derribar con un misil tierra- aire el avión o el helicóptero del Rey de España. En el lugar, que era una importante fábrica de armas del grupo terrorista, se encontraron restos de un proyectil antiaéreo de fabricación rusa que había sido disparado, lo que revela que se efectuaron pruebas del atentado.

Comentá la nota