Declararon prescripta la causa por abusos contra el cura Ilarraz

Declararon prescripta la causa por abusos contra el cura Ilarraz
Fue sobreseído por la Cámara del Crimen de Paraná, que reprochó "el manto de silencio" con que la Iglesia ocultó los delitos cometidos.
La Sala I de la Cámara del Crimen de Paraná sobreseyó al sacerdote Justo Ilarraz, acusado de abusar sexualmente a medio centenar de niños entre 1984 y 1992, cuando estuvo a cargo del Seminario Menor de esa ciudad. En el fallo, los camaristas Hugo Daniel Perotti y Miguel Ángel Giorgio consideraron que la causa prescribió y revocaron el dictamen del juez de instrucción, Alejandro Grippo, que le había imputado al cura el delito de promoción a la corrupción de menores agravada, por considerar que la conducta de Ilarraz vulneró derechos convencionales y porque las víctimas no tuvieron la posibilidad de acudir ante las autoridades judiciales a efectos de que se investigaran los hechos. La querella, a cargo del abogado Marcos Rodríguez Allende, y el procurador general de la provincia de Entre Ríos, Juan Amílcar García, cuestionó la situación de excepcionalidad jurídica de la Iglesia y resolvió apelar la medida.

"No son delitos de lesa humanidad, pero han afectado derechos amparados por los tratados internacionales con rango constitucional. El tema hay que estudiarlo en un marco genérico y no de forma aislada. Él era responsable de la educación de esos niños, en un organismo del Estado, y hasta la propia Iglesia realizó una suerte de investigación interna, hace 20 años, y reconoció que hubo abuso. Además, estamos hablando de delitos continuados; no sabemos cuándo culminaron", indicó a este diario Rodríguez Allende.

Las denuncias salieron a la luz en septiembre del año pasado, pero el Arzobispado de Paraná reconoció estar al tanto de los hechos desde 1995, cuando realizó un juicio canónico, cuyo resultado se mantuvo en estricto secreto. En un principio, la querella buscó responsabilizar también a las autoridades del Arzobispado por ocultamiento, entre ellos, al ex arzobispo de Paraná y actual integrante del Colegio Cardenalicio del Vaticano, Estanislao Karlic. IIarraz era su estrecho colaborador. El pedido no fue aceptado, aunque los camaristas reprocharon el "manto de silencio de quienes tomaron conocimiento oportuno de los abusos cometidos". «

Coment� la nota