No declararon los imputados de producir y distribuir pornografía infantil

Se trata de un matrimonio reconocido de la ciudad, ambos docentes. El hombre fue identificado como Ricardo Runge, profesor de la ENET. El miércoles, su vivienda fue allanada: se descubrieron materiales de pornografía infantil, y se secuestraron notebooks, cámaras fotográficas y pendrives. Hoy su abogado Omar Costa informó que no declararían, debido a la presencia de la prensa en Tribunales. Descubierta por los fotógrafos y periodistas, la mujer aseguró ser "inocente" y amenazó con entablar juicios a la prensa.
La investigación por la supuesta participación de un conocido matrimonio de la ciudad de Bariloche en una red internacional de circulación de pornografía infantil, conmovió hoy a la comunidad local. Fuentes de Tribunales confirmaron que Ricardo Runge -profesor de la escuela técnica de la ciudad- y su esposa están imputados en la causa que lleva adelante el juez Migue Ángel Gaimaro Pozzi.

El matrimonio se negó a declarar, y ni siquiera llegó hasta el edificio del poder Judicial, anoticiado de la guardia periodística en el lugar. Según se confirmó desde Tribunales, serán citados en los próximos días.

El miércoles, durante un allanamiento encabezado por el magistrado, en una vivienda de la calle San Martín al 200, perteneciente a la familia presuntamente invoucrada, se secuestraron computadoras, cámaras digitales, y memorias de PC, además de pendrives, que contendrían aberrantes fotografías de menores (hasta de bebés, señalaron fuentes de Tribunales) en prácticas sexuales.

Este mediodía, tras la negativa a presentarse ante el magistrado -comunicada por su abogado Omar Costa-, la mujer abandonó un edificio ubicado a una cuadra de la Justicia, y ante la presencia de fotógrafos y periodistas, reiteró que era "inocente" y anticipó que haría "juicio" a quienes retrataban su imagen y le pidieron declaraciones.

La presencia del matrimonio imputado estaba también vinculada con el proceso de apertura del material secuestrado durante el allanamiento del miércoles. Además, se espera la designación del perito de parte, para que participe del procedimiento.

La investigación llegó al Juzgado de Instrucción Nº 6, a cargo de Gaimaro Pozzi, luego que un tribunal porteño se declarara incompetente -el Juzgado Nº 46 en los Criminal y Correccional de Buenos Aires-, y ante la solicitud efectuada por la Policía de Australia e Interpol de Londres. La detección del IP de la computadora -correspondiente a Bariloche- desde la cual se habrían remitido las fotos y material de pornografía infantil, disparó la investigación.

Comentá la nota