Declararon la emergencia por la falta de agua

Lo anunció esta tarde Javier Montero, del EPAS. Será elaborado un plan de contingencia.
El Gobierno provincial decretó la emergencia hídrica operativa como respuesta a la falta de agua, pero no pudo impedir que los vecinos de Guaymallén cortaran el acceso Sur como reclamo desesperado por la falta de suministro desde hace 15 días.La medida implica la creación de un comité que en el término de cinco días deberá fijar las políticas a corto, mediano y largo plazo para solucionar el grave problema. El informante de la disposición fue el titular del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS), Javier Montero.

Se anticipó que se lanza una campaña de concientización y comunicación para que la comunidad colabore. Por otra parte, el decreto autoriza a Obras Sanitarias a regular el consumo mediante la realización de cortes no programados en las zonas que determine.

Otra de las decisiones importantes que se tomaron fue la de hacer un estudio de factibilidad y adecuar el funcionamiento de al menos tres pozos para conectarlos a la red de agua potable de Guaymallén.

Queda pendiente la decisión sobre el posible reintegro a los usuarios por el servicio no prestado, para lo cual se realizarían los cálculos correspondientes.

Falta de agua en escuelas

Durante la jornada de ayer la Dirección General de Escuelas suspendió las clases en cuatro colegios por falta de agua.

Los establecimientos afectados fueron dos de Capital (Norberto Vergara y Tiburcio Benegas), uno en Guaymallén (Felipe Arena) y el otro en Lavalle (Juan Morón). En tanto, en otros colegios donde era baja la presión de agua, igual continuaron con las actividades.

Según trascendió, recién se retomarán las clases cuando esté solucionado el problema.

Si bien se montó un operativo para proveer a las escuelas de agua, a través de camiones y bidones, la situación se complica cada vez más en Mendoza como consecuencia de las elevadas temperaturas y la necesidad de los ciudadanos de consumir más cantidad de agua.

A esto se agrega la crítica situación que salió a la luz el lunes cuando colapsó una perforación de Obras Sanitarias Mendoza en Dorrego y unos 50.000 habitantes de Guaymallén se quedaron sin agua o cuentan con un servicio escaso.

Como consecuencia de los problemas que tienen estas personas para utilizar el recurso hídrico, los vecinos adelantaron que no pagarán la boleta de OSM.

Ante esto, el intendente de Guaymallén, Alejandro Abraham, dijo: "Es un asunto legal, no lo aliento ni lo desaliento, estoy en una posición dentro del Estado por lo que no he podido opinar, pero dentro del punto de vista legal, creo que tienen el derecho de hacerlo".

Comentá la nota