Se declarará la emergencia para los cultivos de maíz

El gobierno provincial trabaja en los fundamentos técnicos para solicitar la medida a la Nación. Si las condiciones climáticas no varían, la emergencia será extendida también al sorgo y la soja.
El gobierno provincial anunció esta tarde que trabaja en la fundamentación técnica para solicitar a la Secretaría de Agricultura de la Nación la declaración de emergencia agropecuaria para el maíz y de este modo obtener fondos necesarios para paliar la crisis financiera de los productores. Si las condiciones climáticas no varían, la emergencia será extendida también al sorgo y la soja.

Según un informe elaborado por la Dirección de Agricultura, a raíz de la importante sequía que se da en la provincia y a través de la Secretaría de la Producción, se han venido realizando los relevamientos técnicos correspondientes ya a partir del cultivo de trigo de la campaña 2008.

Es por ello que el Poder Ejecutivo declaró la emergencia triguera mediante el Decreto Nº 7.222 que subsidió a aquellos productores –mediante aportes del gobierno nacional– que tuvieron pérdidas totales en sus cultivos en los departamentos de la provincia más afectados.

Actualmente se lleva adelante el monitoreo de los cultivos de cosecha gruesa y el impacto del déficit hídrico, fundamentalmente en la zona oeste de la provincia, durante los dos últimos años.

Desde el Poder Ejecutivo aseguraron que “se han activado todos los mecanismos al alcance del gobierno provincial para tratar de paliar esta difícil situación climática” y que se están “extremando las medidas para estar junto a los productores en estos momentos”. Estas medidas incluyen –se indicó– la convocatoria a los distintos sectores de la producción agropecuaria de la provincia, como así también el pedido de ayuda económica correspondiente al gobierno nacional.

Según el informe, en lo referente al cultivo de maíz, la superficie sembrada a la fecha es de 158.000 hectáreas, que se encuentran en su gran mayoría perdidas. Este cultivo durante diciembre necesita de una importante cantidad de lluvia para asegurar su floración y posterior llenado del grano, lo cual no sucedió. En cuanto al sorgo granífero, la superficie sembrada del cultivo es de 115.000 hectáreas; este cultivo tiene una mayor plasticidad que el maíz pero se ha visto resentido de manera importante.

En estos momentos la Secretaría de la Producción, a través de la Dirección General de Agricultura, se encuentra abocada en fundamentar técnicamente el pedido a la Secretaría de Agricultura de la Nación de la declaración de emergencia agropecuaria para estos cultivos.

En lo referente al girasol, el área sembrada de este cultivo es de 65.500 hectáreas. En estos momentos se encuentra en la etapa de llenado de grano, si bien las flores son pequeñas la posibilidad de lluvias tendrían un efecto compensador en el rendimiento del cultivo.

En cuanto a la soja, la superficie sembrada esta campaña fue de 1.360.200 hectáreas. El proceso por el cual se encuentra atravesando este cultivo es crítico en cuanto a la soja de primera, ya que ha comenzado a florecer y hay caída de las mismas, por lo que no hay producción de granos y por ende se resiente el rendimiento.

Respecto de la soja de segunda, el perfil del suelo ya se encontraba con bajas reservas de agua por el cultivo de trigo, lo que ocasiona la mortandad de la planta en etapas juveniles.

En estos momentos lluvias importantes traerían alivio a los cultivos de soja, sorgo y maíz de segunda. En el cultivo de arroz, cuya superficie de siembra se ubicó en los 71.000 hectáreas, al contar con riego y una importante luminosidad, las condiciones con que se encuentra el cultivo son óptimas.

Comentá la nota