Declaran inconstitucional un artículo de una de las leyes Blumberg

La Cámara Penal declaró la inconstitucionalidad de un artículo de una de las denominadas "leyes Blumberg", que aumentó severamente las penas del delito de portación ilegal de arma de guerra a las personas reincidentes por delitos dolosos.
Los camaristas Alfredo Barbarosch, Juan Cicciaro y Rodolfo Pociello Argerich consideraron de manera unánime que es inconstitucional que una persona que delinque al portar ilegalmente un arma reciba una pena mayor si registra antecedentes por delitos dolosos, ya que de ese modo no se estaría juzgando el hecho sino a la persona.

El artículo declarado inconstitucional es el 189, inciso 2, de la ley 25.886, que estipula que "el que registrare antecedentes penales por delito doloso contra las personas o con el uso de armas, o se encontrare gozando de una excarcelación o exención de prisión y portare armas de fuego de cualquier calibre, será reprimido con prisión de 4 a 10 años".

Los magistrados se pronunciaron en contra de la norma al tratar el caso de un procesado por "el delito de encubrimiento agravado por haber actuado con ánimo de lucro, en concurso ideal con portación de arma de guerra sin autorización legal, agravada" por la reincidencia, según la ley 25.886.

El fallo cita al jurista Julián Langevin, quien señaló que a través de la aplicación de esta "ley Blumberg" "se sancionaría al individuo no con apoyo en lo que ha hecho, sino en lo que es".

"Sobra ponderar las implicaciones, que son evidentes, de este retorno al pasado, absolutamente inaceptable desde la perspectiva de los derechos humanos", fallaron.

El juez Pociello Argerich señaló en su voto que agravar una figura penal por contar con antecedentes es inconstitucional puesto que "no se castiga al autor exclusivamente en función de la gravedad del hecho cometido, sino que, por contrario y de forma inadmisible, por registrar antecedentes penales".

"Dicho de otra forma: el dispositivo castiga no sólo la portación ilegítima de un arma de fuego, sino también la posesión de condenas", añadió.

El juez Barbarosch coincidió con sus colegas en que agravar la figura penal "no por la conducta reprochada sino por contar el autor del delito con antecedentes penales anteriores o por haber gozado una excarcelación o exención de prisión anterior", vulnera los principios del sistema penal argentino.

Según la norma objetada, "se aplica mayor sanción al imputado por una conducta o comportamiento anterior al caso concreto, es decir, por la personalidad del autor (por tener antecedentes penales) y no por una acción típica, antijurídica y culpable", explicó.

El procesado había sido ya condenado y declarado reincidente, pero "se vuelve a valorar esa circunstancia previa, ajena al hecho que es materia de tratamiento, para encuadrar la conducta típica que habilitaría la aplicación de una pena más gravosa si, eventualmente, fuera condenado por un tribunal oral", remató Barbarosch.

No obstante, la Sala "B" de la Cámara penal de feria confirmó el procesamiento dictado en primera instancia, aunque en virtud de la inconstitucionalidad decretada, le quitó a la portación de armas la condición de "agravada".

Comentá la nota