Declaran la emergencia operativa del servicio de agua en el Gran Mendoza

Mediante el decreto 2924 el gobernador Celso Jaque declaró la emergencia del agua potable en la provincia por 180 días. Ordenó la constitución de un comité de crisis para analizar y solucionar la problemática de falta de agua y baja presión que se agrava especialmente en zonas de Guaymallén y Godoy Cruz.
El titular del Ente Provincial del Agua y Saneamiento dio a conocer los detalles del decreto firmado hoy por el gobernador Celso Jaque que declara la emergencia operativa del agua potable en los departamentos del Gran Mendoza.

Además, se constituirá un comité operativo integrado por la Dirección General de Irrigación, el Ministerio de Infraestructura, Vivienda y Transporte; la intervención de Obras Sanitarias Mendoza; los municipios y la Secretaría General de la Gobernación.

También se implementará un programa de educación permanente de concientización del uso del agua potable y de los niveles de las reservas en las distintas plantas potabilizadoras de la provincia. Mediante el decreto se autoriza a la autoridad de OSM a realizar cortes no programados del servicio. Se ordena a Irrigación a priorizar la distribución del agua para uso humano.

La dotación de agua se reforzará mediante cinco pozos que en breve se inyectarán a la red y otros cuatro que están siendo analizados. También se dispondrá de camiones cisterna para proveer del servicio a escuelas y centros de salud de los departamentos más afectados.

El decreto detalla que los motivos de aplicación de este régimen del servicio se debe a la limitación hídrica regional que depende de los deshielos, la disminución de las aguas subterráneas en los pozos operativos, la creciente demanda domiciliaria y, de acuerdo a lo señalado por Javier Montoso, titular del EPAS, en coferencia de prensa: "la grave desinversión de no menos de diez años en la empresa".

Además Montoro señaló que el Estado tendría que invertir unos 600 millones de pesos para regularizar la situación de OSM.

Comentá la nota