DECLARAN A BAHÍA ENCERRADA COMO RESERVA NATURAL URBANA EN USHUAIA

El proyecto surgió de los talleres de avistaje de aves que dictan el Museo del Fin del Mundo, el Club Observadores de Aves, y la Asociación de Guías de Turismo.
El Concejo Deliberante de Ushuaia declaró Reserva Natural Urbana a la Bahía Encerrada, al aprobar por unanimidad el proyecto de ordenanza surgido de los talleres de avistaje de aves que dictan en conjunto el Museo del Fin del Mundo, el Club Observadores de Aves y la Asociación de Guías de Turismo.

El sitio es considerado "ideal" para el avistaje de aves por la gran cantidad de especies que se observan, destacaron los impulsores de esta iniciativa.

La ordenanza sanciona los límites de la Reserva Natural Urbana Bahía Encerrada al norte por Av. Prefectura Naval Argentina, al sur por la calle Teniente Berraz, al este la pasarela Luís Pedro Fique y al oeste la calle capitán Mutto constituyendo una superficie total de reserva de 35 hectáreas .

El segundo punto de la declaración establece que los objetivos de la reserva son la protección y restauración a largo plazo del paisaje, la flora, la fauna, los suelos y el espejo de agua denominado Bahía Encerrada de modo de mantener sus características naturales y atractivos paisajísticos.

También determina el uso público del espacio afectado a la educación ambiental, la recreación y el turismo como actividades prioritarias.

El proyecto fue escrito y promovido por los guías de turismo Pablo Fanjul, Esteban Daniels, Cecilia Ratto, Claudia Juárez, Marcela Nuñez, Marion Galdames, Elena Grifenstein y Domingo Moreno.

Por el Museo del Fin del Mundo tuvo como impulsores a la jefa del departamento Extensión, Carina Quattrocchi y al Director Provincial de Patrimonio Cultural y Museos a cargo de la dirección del MFM, Martín Vásquez, con el respaldo institucional de la responsable del programa Ushuaia Magnifica de la Municipalidad de Ushuaia, Stella Domínguez.

"Fue un año intenso de trabajo", celebró Quattrocchi luego de la sesión. "Es trascendente crear esta reserva para proteger un área de importantes valores recreativos, culturales y de educación ambiental", añadió.

Por su parte, Fanjul destacó que la reserva abre "una nueva opción a la comunidad para atravesar senderos en los que se pueden reconocer las aves que tenemos en Tierra del Fuego, especialmente en Ushuaia".

El taller de avistaje de aves que dicta el Museo del Fin del Mundo, con financiamiento de la Subsecretaría de Cultura de Tierra del Fuego y patrocinadores del sector privado, se inscribe en la propuesta de "conocer para querer y cuidar" que busca relacionar a las nuevas generaciones de fueguinos con su entorno natural.

En los casi dos años que lleva en vigencia, han participado de este espacio de aprendizaje y recreación cientos de niñas y niños de las escuelas de Ushuaia.

Comentá la nota