Fue declarada inconstitucional la ley provincial que las permitía

El Superior Tribunal de Justicia de San Luis, declaró -por mayoría- la inconstitucionalidad de la ley provincial N° V-0546-2006 y de su Decreto promulgatorio N° 7500-MHP-2006, que intentó legalizar las riñas de gallos en todo el territorio provincial, sentencia que tendrá efectos "erga omnes", lo que significa "respecto de todos", por lo que se aplicará a todos los sujetos.
En el fallo, el máximo tribunal puntano, volvió a ratificar la inconstitucionalidad del artículo 858 del Código Procesal Civil y Comercial de la Provincia y, en consecuencia, condenó en costas al gobierno provincial. La demanda la había presentado la Asociación Civil Samayhuasi.

En los considerandos, se tomó en cuenta que dicha ley no está reglamentada, a pesar de que fue promulgada hace más dos años, "grande ha sido la sorpresa", señala Horacio Zavala Rodríguez en su voto, al ser informado que "tal decreto reglamentario aun se encuentra en trámite", lo que comprueba la desprolijidad con que trabajan los funcionarios gubernamentales.

En su dictamen, el Procurador General de la Provincia, intentó ‘salvar’ al gobierno provincial, al pretender desconocer la autoridad de Samayhuasi para hacer la presentación judicial, pero la jugada no le salió muy bien, puesto que en los considerandos, todos los ministros opinaron en contra del Procurador, basándose en las Constituciones Nacional y Provincial, que otorgan la potestad de defender, entre otras a las especies animales, a "toda persona".

También, Zavala Rodríguez, se basa en la Constitución Nacional, para asegurar que las provincias no tienen facultad para reformar los Códigos, potestad ésta exclusivamente del Congreso Nacional.

Por otro lado, se respaldó en "la ley N° 2786, sancionada el 25/7/1891, promulgada el 3/8/1891 y publicada en el Registro Nacional 1891, T° II, pág. 199. (verla en ADLA 1889.1919, pág. 220). Esa ley ya caracterizó como ‘actos punibles’ los malos tratamientos ejercitados con los animales y previó sanción de multa o arresto", y como si fuera poco, sostiene que el Congreso de la Nación, ha "incorporado al Código Penal sanciona la ley N° 14.346, conocida como ley Sarmiento", la cual sostiene que "se debe imponer pena de prisión (típica del ilícito penal) de 15 días a un año, a quién maltrate a los animales o los hiciere víctima de actos de crueldad (art. 1°)", resaltando que esta ley "tipifica como actos de crueldad … ‘realizar actos públicos o privados de RIÑAS DE ANIMALES, corridas de toros, novilladas y parodias en que se mate, hiera u hostilice a los animales’ (art. 3, inc. 8)".

Por último, y por el voto mayoritario de los ministros, se resolvió "1°) Hacer lugar a la demanda interpuesta en todas sus partes y, en consecuencia, declarar la inconstitucionalidad de la ley provincial N° V-0546-2006 y de su Decreto promulgatorio N° 7500-MHP-2006. 2°) Declarar que, firme que quede esta sentencia, tendrá efectos "erga omnes"; art. 33, ley 25.675. 3°) Reiterar la declaración de inconstitucionalidad del art. 858 del Código Procesal Civil y Comercial de la Provincia y, en consecuencia, condenar en costas a la demandada vencida (art. 68, Código Procesal). 4°) Agregar copia certificada de la sentencia de este Tribunal en el caso "Sevastei" (STJSL-S.J. N° 61/07). 5°) De conformidad con lo previsto por el art. 10 de la Constitución Provincial, comunicar al Sr. Gobernador de la Provincia y a los Sres. Presidentes de la Cámara de Senadores y Cámara de Diputados de la Provincia, las declaraciones de inconstitucionalidad realizadas, oficiando en la forma de estilo a los que se agregarán fotocopias certificadas de esta sentencia. Y 6°) Hacer saber a la demandada que teniendo en cuenta la falta de reglamentación, la citada ley ha carecido de operatividad legal, motivo por el cual deberán deslindarse las responsabilidades de la autoridad de aplicación, municipalidades y autoridades policiales que hayan autorizado y/o intervenido en la realización de ‘riñas de gallos’ desde la vigencia de la ley y hasta la fecha de esta sentencia".

Comentá la nota