Declaraciones periodísticas del gobernador Daniel Scioli y el Arzobispo de Mercedes – Luján, Agustín Radrizzani

El Gobernador y el Arzobispo Radrizzani hicieron un balance del encuentro, dieron su opinión sobre la situación de pobreza, hablaron sobre los niveles de pobreza 2008/2009 y la necesidad de diálogo a nivel nacional con la Iglesia.
Balance del encuentro

Arzobispo de Mercedes – Luján, Agustín Radrizzani: Fuimos invitados por el señor Gobernador. Un encuentro que para nosotros tenía mucha expectativa por este estilo de trabajar en conjunto. No es la primera vez que el señor Gobernador nos invita, pero esta vez queríamos afrontar directamente el problema de la pobreza, los planes sociales y más concretamente para nosotros, algo que nos preocupa, nuestra niñez, nuestra juventud, la juventud de nuestro pueblo, nuestra familia y cómo está incidiendo en eso un nuevo estilo cultural. También por aquellos jóvenes y adolescentes, por ejemplo, que no han visto trabajar los papás y abuelos como quizás nosotros hemos tenido la gracia de tener a padres y abuelos que los hemos visto trabajar denodadamente para dar a su familia un vivir digno.

Junto con eso hemos afrontado también el problema de la droga que está vulnerando a nuestra juventud.

Daniel Scioli: Muchas gracias, monseñor Radrizzani. He convocado a una nueva reunión de trabajo a los obispos de la Provincia para escucharlos, pedirles un profundo apoyo para temas centrales de nuestra agenda, que son la lucha contra la pobreza, contra la droga, hemos hablado de la problemática del alcohol. En ese sentido quiero agradecer la guía positiva de la Iglesia, sus consejos, sus enseñanzas, su sensibilidad en el trato cotidiano con los sectores más vulnerables, más desprotegidos.

Esta es la tercera reunión de trabajo que tenemos, por lo tanto en las anteriores habíamos fijado una agenda de trabajo con algunas cuestiones y soluciones que se han avanzado, en especial, el Senado dio media sanción a las exenciones impositivas a los institutos de Vida Consagrada.

También he hecho entrega personalmente del decreto que otorga a la actividad de los voluntarios un marco jurídico. Hemos hecho referencia también a la situación dominial para regularizar muchas de las iglesias de nuestra provincia.

Hemos expuestos el programa "Envión", que se ha sumado a lo que ya estaba en marcha: el Derecho Garantizado de la Niñez y la Tarjeta Alimentos, que 580 mil madres de nuestra provincia hoy tienen la libertad de planificar la nutrición familiar. Pero también, dado que tenemos un objetivo y una prioridad central, que son los 50 mil jóvenes sin educación y sin trabajo en nuestra provincia, necesitamos también apelar a la responsabilidad social empresaria y ayer más de 50 de los empresarios más importantes de la provincia de Buenos Aires se hicieron presentes aquí para comprometerse con becas a chicos porque necesitamos darles esas herramientas para la inclusión.

La Educación, un lugar central de nuestra agenda, no solamente se demuestra en el presupuesto sino en la convicción que tenemos que es la clave del futuro, que es la inclusión. Hemos conversado con respecto a la problemática de la escuela secundaria, la deserción escolar, la importancia del reequipamiento de las escuelas técnicas y agrarias.

También promover esa cultura de la vida, esa cultura de que el esfuerzo vale la pena y dejar atrás muchas veces la cultura de la decadencia, de la desintegración familiar que se fue generando en los momentos en donde la desocupación agarró los picos más altos y fue afectando seriamente a la institución básica de nuestra sociedad que es la familia, la cual tenemos que ayudar a consolidarla.

También hice referencia a que todas las áreas de mi Gabinete están en estado de alerta y prioridad porque si bien tiene una responsabilidad primaria el Ministerio de Desarrollo Social hace también al trabajo del Ministerio de la Producción, cuidar el empleo, promover las inversiones, la lucha contra la pobreza.

Hace también al Ministerio de Salud la lucha contra la pobreza, con el trabajo que estamos haciendo en barrios carenciados de prevención, de controles, con hospitales móviles, con el Plan Sonrisas, con prótesis dentales. Promover el deporte como factor de inclusión, la cultura como factor de inclusión.

Se ha hecho referencia además a la problemática ambiental, de los altos niveles de contaminación, las poblaciones de más riesgos, las más vulnerables, esos asentamientos que hay hoy a orillas del Riachuelo, del Río Reconquista y otros lugares. Hicimos referencia a que ya se han cerrado 24 basurales y donde había chicos hurgando en la basura hoy vemos playones para recreación, para la práctica deportiva.

También el rol de la banca pública. Nuestro Banco Provincia se ha puesto a disposición de los microcréditos, los microemprendimientos.

Hemos resaltado la tarea de Cáritas, del presidente de la Pastoral Social, Jorge Casaretto, y cada uno de los obispos fue dando su visión, sus opiniones sobre distintos puntos de vistas y, fundamentalmente, sus propuestas para que podamos ir mejorando, corrigiendo lo que estamos haciendo, pero todos comprometidos en unir esfuerzos para encarar esta problemática. Y fundamentalmente el tema de la juventud, nos preocupa el alcohol en exceso y vemos que después del alcohol en exceso viene la droga, y después de la droga viene la violencia, el descontrol. En eso vamos a hacer una fuerte apelación a la responsabilidad empresaria y a la familia, porque el Estado puede hacer muchas cosas pero no puede meterse en el hogar de cada argentino, hay cosas con las que tenemos que ir creando conciencia y en eso estamos todos comprometidos.

Por lo tanto Monseñor muchas gracias, por esta reunión de trabajo, por espacio de dos horas donde pudimos tocar todos los temas.

Opinión sobre la situación de la pobreza

Arzobispo de Mercedes – Luján, Agustín Radrizzani: Para nosotros la situación de la pobreza es algo que nos angustia, porque en contacto con las barriadas populares y en contacto con los sacerdotes, yo noto que hay agentes de pastoral que a veces rayan la desesperación por la impotencia de no poder revertir la situación en que se encuentran algunas familias que no tienen qué darles de comer a sus hijos. Entonces nosotros también queríamos venir a este encuentro para escuchar los proyectos que está teniendo la Provincia y después para expresar también aquellas cosas que a nosotros nos angustian o nos preocupan.

Yo les decía de entrada a unos poquitos que me preguntaron, antiguamente estos bolsones de pobreza se encontraban en las provincias y en las ciudades, nosotros ahora empezamos a encontrar mendigos en el centro de nuestras ciudades populosas. Entonces nos damos cuenta que el tema de la pobreza se va difundiendo así, en un modo como progresión geométrica. Esto aquí está vinculado con la crisis mundial y está también implícito el problema que tenemos de la falta de fuentes de trabajo. Entonces por un lado nosotros tenemos que mentalizar a aquellos que más tienen, ustedes lo saben bien por la colecta más por menos, para colaborar con los que menos tienen. Entonces por un lado está la mentalización, por otro lado la educación, lo decía el señor Gobernador, las escuelas que antiguamente llamábamos de artes y oficios, las agrotécnicas, para nosotros son fundamentales.

Nosotros acabamos de ver un power point donde los adolescentes estaban contentos porque podían llegar a trabajar.

Por otro lado también la educación masiva que llega también a los hogares y de saber que sin el esfuerzo no se logra nada en la vida. Por ahí un joven dice "tanto trabajar para conseguir una moto, mirá yo ahora la consigo". Entonces nos damos cuenta que hay una falta de valores, a nosotros nos interesa también trabajar para cultivar en nuestra juventud y nuestras familias estos valores.

Finalmente, acudir en la medida de nuestras posibilidades a las necesidades concretas del que tiene hambre, del que no tiene cobijo, del que sufre frío. Lo abarcamos desde diversos ámbitos.

Índices de pobreza 2008-2009

Arzobispo de Mercedes – Luján, Agustín Radrizzani: Del 2008 al 2009, en base a la crisis y según los estudios realizados por la Universidad Católica, la pobreza ha aumentado, pero junto con el aumento de la pobreza, nosotros creemos también que sea a nivel gubernamental – sobre todo nosotros estamos hablando en este momento de la provincia de Buenos Aires – y sea las instituciones de Iglesia, ustedes llámenle Cáritas, comedores, vicentinos; nosotros vemos que por un lado crece, por el otro lado también notamos que crece la solidaridad. Eso se nota en base a números en la colecta de Cáritas y en la colecta de Más Por Menos. Hay gente que sufre, pero también hay gente que acude para poder ayudar a los que menos tienen.

Daniel Scioli: Me parece muy trascendente lo que hace referencia Monseñor con respecto a haber creado conciencia de que el Estado solo y por más de que pueda tener los mejores planes, no puede dar respuestas integrales sino que se necesita el apoyo de distintas ONG´s, de empresarios, también los tres niveles de gobierno, tema que lo estamos trabajando municipio, Provincia y Nación. Quiero en esto resaltar, yo no pude estar en la Casa Rosada en los anuncios de la señora Presidenta de la Nación, con respecto a la fuerte inversión en organización de acciones sociales orientadas a la generación de puestos de trabajo y particularmente de los 1.500 millones de pesos la decisión de invertir en el conurbano. Es algo que tenemos que destacar y agradecer porque realmente nos va a ayudar muchísimo en esta lucha que estamos dando.

También se habló de la urbanización de las villas, algo que hemos visto otras experiencias internacionales. Fundamentalmente se planteó la importancia para poder llegar ahora con servicios, poder mejorar el espacio público y la problemática de la seguridad ciudadana, porque espacios públicos más iluminados, calles más accesibles, facilitan los servicios. También yo hice referencia a las 15 mil escrituras que llevamos dadas en el plan de regularización dominial porque la mayor incertidumbre para una familia es que un día le van a sacar el techo propio. La manera de fortalecerla precisamente es darle seguridad y tranquilidad en este sentido.

Necesidad de diálogo a nivel nacional con la Iglesia

Arzobispo de Mercedes – Luján, Agustín Radrizzani: Nosotros en este ámbito estamos aquí, no por haber empujado -estimado señor gobernador, Daniel, no te empujamos para venir acá– hemos sido invitados por él. Entonces en la misma medida en que a nivel nacional, yo creo que hay diálogo, yo no estoy interiorizado de los particulares, pero creo que a nivel pastoral social con (Jorge) Casaretto, a nivel Cáritas con (Fernando María) Bargalló; ellos ya tienen sus canales de diálogo a nivel nacional. Evidentemente cuando nosotros nos encontramos, un grupo numeroso de obispos con los referentes del gobierno de la provincia de Buenos Aires, la cosa se hace más fluida. No sé si a nivel nacional puede haber tanta comunicación y tanta inmediatez como tenemos aquí.

Comentá la nota