"La Declaración Universal de los Derechos Humanos fue superada"

El premio Nobel Alternativo 2002 Martín Almada sostuvo ayer que el respeto por los derechos humanos debería ser exigible y no una mera declaración, como ocurre ahora.
Imprimir Enviar Aumentar, reducir tamaño del texto

"Nosotros no creemos en la Declaración Universal de Derechos Humanos. Creemos que es una etapa superada.

Creemos que tiene que pasarse a una etapa superadora, hacerse una cosa exigible", sostuvo.

Almada integra el comité ejecutivo de la Asociación Americana de Juristas y en su país, Paraguay, es una figura simbólica de la lucha por los derechos humanos y la denuncia de las atrocidades cometidas por el régimen de Alfredo Stroessner. Él mismo fue un preso político y sufrió la tortura, y debió exiliarse en Europa. De regreso a su país fue el descubridor de los archivos del terror y de documentos que prueban la existencia del Plan u Operativo Cóndor, un acuerdo militar de represión del que participaron Argentina, Paraguay, Uruguay, Brasil, Bolivia y Chile.

Ayer estuvo en Salta, de paso hacia la ciudad de Orán, donde ayer dio una charla y hoy participará del Tercer Encuentro de Derechos Humanos.

En charla con Nuevo Diario, Almada afirmó que hay "mucha hipocresía en materia de derechos humanos".

"La Declaración Universal de Derechos Humanos se dio en 1948 y la situación de los derechos humanos en América Latina está peor, hay falta de trabajo, falta de estabilidad laboral, la situación de los pueblos originarios, el problema de las mujeres, todo eso es atentatorio a los derechos humanos".

Por otra parte, Almada, pedagogo, abogado y doctor en ciencias de la educación, destacó el lugar de preponderancia que ocupa hoy América Latina, en cuanto es un lugar donde se está discutiendo la política establecida. "Antes los cambios venían de Europa (...) Ahora los cambios vienen de América Latina, viene de Cuba, de Venezuela, Bolivia y de a poco de Paraguay", enfatizó. "Y como soy ecologista, tengo que decir que la destrucción viene del primer mundo", acusó.

También recordó que mientras el gobierno de los Estados Unidos dice fomentar la transparencia en la política, a través de la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés), los integrantes del Banco Mundial (entre ellos EEUU) "son el que provocan corrupción en mi país" y "ellos mismos financian los cursos de mejoramiento de la democracia".

Hipocresía jurídica

En cuanto a la marcha de los procesos judiciales por crímenes de lesa humanidad, Almada estimó que "lo que pasa en Paraguay pasa en América Latina: hay mucha hipocresía jurídica". Contó que la justicia paraguaya tiene dos tiempos: uno para los procesos que se tramitan en tribunales de Asunción y otro para los radicados en juzgados de provincias, que "están estancados".

"Nosotros decimos que los jueces (de las provincias) sufren de una enfermedad, son seres invertebrados: una llamada telefónica y se agachan".

Recordó que Paraguay sufrió 70 años de gobiernos militares y eso generó una cultura de terror: "La segunda piel del paraguayo es el miedo".

"En América Latina veo que hay una hipocresía jurídica.

En Argentina funcionan los tribunales de Buenos Aires, pero en las provincias hay demoras, y más en las del norte".

Comentá la nota