Decisiones que tienen a todo el mundo enojado

A pesar de las muchas reuniones entre la Secretaría de Servicios Públicos y los sectores en conflicto, que llevaron el caos a las calles y rutas sanjuaninas con su piquetes, todos siguen descontentos.
Ante el reclamo de los remiseros municipales cauceteros de poder trabajar también en el centro capitalino, la decisión del Gobierno fue darles unas 25 licencias departamentales a los taxistas de Caucete. El problema es que ellos son casi 40 y todos piden poder salir a trabajar afuera de su departamento. Y ante el reclamo de los colectiveros para solucionar la competencia desleal que tienen con esos mismos remiseros, la decisión del Gobierno fue la de controlarlos para que no colectivearan, pero igual entregar las nuevas licencias. Por eso el escenario es complicado: a pesar de las muchas reuniones entre la Secretaría de Servicios Públicos y estos sectores en conflicto, que llevaron el caos a las calles y rutas sanjuaninas con su piquetes, todos siguen descontentos.

Se concretaron varias reuniones, sin embargo, las soluciones aún no convencen y, aunque las aguas están calmas por ahora, los choferes de ambos lados esperan soluciones concretas o, de lo contrario, según amenazaron, volverán a hacer lío en las calles.

La primera batalla de esta guerra del transporte empezó el 30 de julio. Por un lado, los remiseros cauceteros cortaron el puente de ese departamento. Reclamaban porque Tránsito les había quitado autos por trabajar en el centro, ya que sus permisos municipales les impiden salir de Caucete. El lunes siguiente el Gobierno les prometió los permisos.

Pero la medida que tranquilizó a unos molestó a otros e incentivó una nueva batalla. El viernes 7 de agosto, algunas empresas de colectivos se rebelaron alrededor del Centro Cívico. Con un corte caótico de todo el tránsito alrededor de ese edificio reclamaron que se controlara a los remises que les quitan pasajeros ilegalmente. Para ellos la promesa gubernamental fue que iban a hacer más controles.

Ahora, por el lado de los remiseros, su vocero, Fabián Arabena, dijo que están a la espera de las novedades que les dé el intendente de Caucete luego de la reunión que tiene prevista para el martes que viene con las autoridades de Tránsito. Y dijo que la única propuesta que les solucionará el problema es que les den licencias provinciales a todos para poder llevar y traer pasajeros fuera de Caucete. "Tampoco sirve que nos den sólo unas 20 licencias. Con eso no hacemos nada porque somos unos 35", sostuvo Arabena.

Pero esa no es precisamente la solución que les ofrecen desde la Secretaría de Servicios Públicos. Desde allí, el secretario Daniel Campos dijo que lo que les van a dar es la cantidad de licencias que estipula la ley. Es decir, una por cada 2.000 personas (en los departamentos fuera del Gran San Juan). Lo que da un total de 25 permisos para atender a los 50.000 habitantes de Caucete. Para eso, "sólo falta que el municipio adhiera a la Ley Provincial de Tránsito mediante la firma de un convenio", dijo Campos. Pero días atrás, el intendente Juan Elizondo dijo que aún no decidía si adherir o no; es que si lo hace, deberá volver a su departamento con sólo 25 licencias nuevas y enfrentar a los remiseros, con el costo político que eso implique.

Por el lado de los colectiveros, la UTA está manteniendo reuniones con Campos. El secretario gremial, Alejandro Villavicencio, sentenció el lunes 7 que si no controlaban, iban a parar todo el servicio de colectivos de la provincia. Luego de los sucesivos diálogos el clima está más calmo, pero siguen pidiendo más control a los remiseros (reclamo del que se adueñaron también los remises provinciales, que ayer hicieron un piquete frente al Centro Cívico). Algo que según Campos, se viene haciendo y se intensificará a medida que pasen los días.

Los paños fríos del Gobierno ya están encima de este problema de vieja data. Sin embargo, las amenazas de los choferes de tomar el transporte público de la provincia, dejar sin el servicio a miles de usuarios y armar toda una revolución en el tránsito sigue en pie hasta que les den una solución que conforme a todos.

Comentá la nota