Decisiones

Época compleja para los gobernantes cuando escasea el dinero. La manipulación de la realidad. La dispersión del PJ azuleño. La carencia de posibles candidatos en la mayoría de los partidos. Duclós opta por funcionarios políticos de su máxima confianza encabezados por Claudio Molina. El desplazamiento de Albino Ponce de la Dirección de Servicios Urbanos y su futuro.
Los tiempos de definiciones se van ajustando inexorables. Porque lo decide quien manda o porque los hechos hacen fila para provocarlos. Son épocas complejas para los gobernantes: una economía que todavía está carreteando y no se sabe si levantará vuelo, asoma otra vez la crisis de financiamiento del Estado (municipal, provincial o nacional) y el sistema político sigue siendo un aquelarre de voces.

Pero es como si uno se fuera acostumbrando a determinadas destemplanzas y los lugares comunes se reiteran y amortizan la decadencia. La discusión sobre si hay algunos millones más o menos de pobres sirve para la estadística de un distorsionado espejo que enrojece de vergüenza. La manipulación de la realidad es una tentación obsesiva de los dueños pasajeros del poder y el bocado predador de una oposición parcelada de impotencias.

El kirchnerismo y el eje del debate.

¿Cuál es la discusión? ¿Quién se apropia de las palabras? Es una muestra de la transición permanente a la que está sometido el país con ciclos políticos que entran en un vértigo que desorienta a sus protagonistas.

¿El kirchnerismo sobrevivirá al kirchnerismo después del 2011? Quién se atrevería a afirmar lo contrario cuando las mutaciones empiezan a germinar en el interminable semillero del peronismo y sus adyacencias. Guste o no, cambió el eje del debate en el país y, a pesar de los maquillajes a los que apela, sigue teniendo la iniciativa.

El próximo paso (quizá atado a cómo termine la cuestión de la Ley de Medios Audiovisuales) es la reforma política, un paso indispensable para retomar la representatividad perdida.

Azul: dispersiones y candidatos.

El justicialismo de Azul está lejos de esas disquisiciones. Después de la derrota del 28 de junio la dispersión fue como un mandato, más allá de alguna foto para la ocasión. El bloque de concejales (¿uno o dos?) haciendo su juego, un sector del consejo partidario fuertemente crítico, dirigentes que deambulan, juegan la personal o esperan agazapados y la senadora Mariel Urruti alejada de las cuestiones domésticas. El drama que enfrenta es que no hay un referente que congregue a las partes, ni siquiera aparece el esbozo de quién podría jugar una candidatura a intendente dentro de dos años. Es verdad que aún es temprano pero quienes apetecen con esa posibilidad hoy están fuera de la estructura.

También es cierto que el problema no sólo aqueja al PJ. Tanto el radicalismo como la Coalición Cívica tampoco tienen el perfil de un posible candidato aunque el nombre de Leandro Prat circule por los pasillos de la política.

En ese contexto Línea Nacional sigue con su estrategia de empezar a trabajar dentro del comité. El futuro dirá si es la llave de posibles futuros acuerdos o de internas el año próximo.

El intendente Omar Duclós se encuentra en el medio de un tironeo cuando empiezan a dibujarse los alejamientos entre Elisa Carrió con su propio partido y Margarita Stolbizer con su agrupación GEN coqueteando con los socialistas. "No tengo apuro, hay que esperar" confesó el jefe Comunal al autor de esta nota.

Molina y el equipo de oxígeno.

Donde no pudo esperar es con la necesidad de darle oxígeno a su equipo de colaboradores inmediatos. La elección de Claudio Molina al frente de Obras Públicas supone que es la carta que tiene para una suerte de relanzamiento de la gestión. Molina, quien asumirá, en principio, el lunes cinco de octubre o algún día de esa semana, viene con su propio equipo y provocó el primer relevo: Albino Ponce fue desplazado de la Dirección de Servicios Urbanos, un área que no tendría reemplazante ya que la manejaría directamente el flamante futuro secretario.

Ponce es un empleado de carrera de la Comuna y sintió cierta pesadumbre cuando el propio Duclós le informó la decisión. La idea, en principio, sería darle el manejo de los planes de empleo y capacitación que depende la Secretaría de Desarrollo Económico. Hay que recordar que Ponce tuvo a su cargo la Oficina de Empleo desarrollando una prolija tarea.

Pero Molina trae a su propio equipo. Además de quedar Jorge Palmisano como subsecretario de Planificación se sumarán Santiago Paniagua, quien era el nexo con las comisiones vecinales y Jorge Picaroni.

La elección de Duclós.

Una rápida lectura permite inferir que Duclós, en el último tramo de su gestión, se recuesta sobre su gente de mayor confianza.

Privilegia el despliegue político y la dinámica de Molina sobre cuestiones técnicas aunque pague un costo en el Concejo Deliberante.

Los dos años que restan serán muy complejos empezando por la incierta situación económica y financiera de la Comuna. Y no hace falta irse en el tiempo. Si en las próximas horas no llegan los 500 mil pesos prometidos por la provincia para pagar, en parte, el servicio de barrido de la empresa Malvinas, se estaría otra vez en las puertas de un nuevo escalón en el conflicto que se desató a inicio de este mes y que no ha tenido una solución de fondo.

¿Habría alguna propuesta desde el Departamento Ejecutivo hacia las partes (empresa y Sindicato de Camioneros)?

Momento de decisiones de los gobernantes que no siempre están en condiciones de manejar sus propios tiempos.

Comentá la nota