Por decisión de la Suprema Corte se deberá clausurar el basural

Todas las medidas dispuestas por el Juzgado Civil y Comercial Nº 11, de Enrique Arbizu, deberán cumplirse, incluidas la de aplicación de astreintes.

Sería inminente la clausura del basural al que aún van a parar los residuos del partido de General Pueyrredon, según se desprende de una resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, que hizo lugar al "recurso de queja" presentado por la ex directora de la escuela Nº 44, Margarita Pérez.

La Suprema Corte, emitió la resolución con la firma de los doctores Luis Esteban Genoud, Héctor Negri, Eduardo Julio Pettigiani y Eduardo Néstor de Lázzari en la que decidieron "dejar de lado que de ordinario las decisiones relativas a las medidas cautelares no revisten carácter definitivo este principio cede en situaciones como la que nos atañe, por la posibilidad de generar un perjuicio insusceptible de reparación ulterior".

Y agregan que "así, en el caso, la sentencia impugnada ha de reputarse definitiva desde que lo resuelto produce un agravio que, por su magnitud, la naturaleza de los derechos comprometidos y las circunstancias del hecho que lo condicionan podría resultar de tardía, insuficiente o imposible subsanación posterior".

Esto implica que todas las medidas dispuestas, desde hace varios años, por el Juzgado del doctor Enrique Arbizu, desde 2005 -clausura del basural, puesta en marcha de planta de reciclado, aplicación de astreintes (multas) a la Municipalidad en casos de incumplimiento- deberán cumplirse.

"Significa que la resolución de la Cámara -de Apelaciones de La Plata- queda suspendida y que renace la vigencia y ejecutoriedad de todas las resoluciones de Arbizu", explicó el abogado patrocinante de Margarita Pérez, doctor Daniel Mazzocchini.

Para el letrado la resolución es "trascendente desde lo jurídico y lo ecológico y da jerarquización de valentía y de exacta lectura de derecho del doctor Arbizu".

"Felizmente los expedientes van a tener que volver a Mar del Plata", señaló el abogado, quién ya está trabajando en las presentaciones pertinentes tendientes a exigir el cumplimiento de las mencionadas actuaciones.

La historia de la causa

Mazzocchini recordó que, por intermedio de presentaciones de amparos de Pérez, el juez Arbizu había tomado una serie de medidas cautelares tendientes a "morigerar los efectos del foco colosal de contaminación dentro del basural y que afecta cauces ecológicos y que apuntaron a preservar salud de la población", teniendo en cuenta que "el basural es un vaciadero a cielo abierto, que no tiene ningún tipo de canon, no hay control de contaminación de lixiviados y afecta directa o indirectamente las napas, los cauces de agua, genera gases como benceno y otros componentes cancerígenos que se van respirando conforme a las direcciones de los vientos".

El abogado apuntó que "todo esto está científicamente comprobado por grupo de peritos de la Corte especializados, de grupos ambientalistas que han encontrado hasta metales pesados en las hortalizas de la zona".

"El juez Arbizu fue sacando medidas paliativas, el municipio las fue cumpliendo muy parcialmente y apeló", relató en referencia al inicio del conflicto.

"El juez de apelación lo consideró con efecto devolutivo -es decir no suspensivo- que se sigan ejecutando las medidas mientras el recurso de apelación se sigue en la Cámara de Apelaciones, donde los jueces Milanta, De Santis y Sparacotel revocaron todas las resoluciones de Arbizu".

En este punto el abogado recordó que dicha Cámara apeló hasta la primera medida cautelar del Juzgado 11 local, aunque "el municipio lo había apelado fuera de término, por lo que queda firme".

"A través de estos procedimientos le fueron sacando las causas al juez, lo van dejando sin armas y todas las causas se juntaron en la Cámara de Apelaciones de La Plata que, después de unos meses dicta una resolución que las revoca".

Tras opinar que "jurídicamente fue deplorable, desde un lugar distante resolver un tema que ni se conoce".

En ese contexto, Mazzocchini planteó un recurso de apelación contra una providencia precautoria que no es definitiva. "Sabíamos que esta Cámara no lo iba a conceder, pero debíamos seguir los pasos". Tiempo después la Cámara "barrió con todo, renegó el recurso", indicó.

Por eso tanto Pérez como su patrocinante resolvieron acudir a la Suprema Corte de la Provincia de Buenos Aires, donde presentaron el recurso de queja. "Era una providencia difícil porque la Corte conoce de fallos definitivos, no providencias cautelares, sin embargo para beneficio del derecho y criterios ecológicos -que en el mundo son prioridad- hizo lugar a la queja y concedió los recursos de nulidad e inaplicabilidad".

"Es un premio por creer en la justicia"

La ex directora de la Escuela Nº 44, Margarita Pérez, se mostró emocionada por el significado de la resolución de la Suprema Corte y consideró que "es un premio por creer en la justicia".

También valoró que los integrantes de ese cuerpo "reivindicaron el trabajo que tan seriamente realizó el doctor Arbizu".

"Creo que lograron entender el recurso de queja en el cual dijeron sí a la vida y a la preservación del medio ambiente y un reconocimiento a la gente que vive así, con las inclemencias de los incendios a repetición, las moscas, los roedores el olor nauseabundo que a veces se percibe hasta cerca del centro de la ciudad", reconoció.

Asimismo entendió que los jueces "han pensado en los chicos de las escuelas 44 y 34, que tienen dolencias respiratorias -algunos de los casos son muy graves-, que no pueden vivir su vida libremente, que están con cuidado permanente y hasta tubo de oxígeno para poder respirar".

Comentá la nota