Una decisión que llegó bajo presión

El Gobierno intentó mostrar una señal de cambio ante el reclamo masivo de reformas
En el interior del gobierno de Cristina Kirchner se comentaba anoche que el ministro de Economía, Amado Boudou, era consciente de que necesitaba producir algún cambio en el Indec para quebrar las expectativas negativas que sus primeros días de gestión habían generado en los sectores económicos y en los mercados, más allá de que, al final, sólo hizo un anuncio casi cosmético.

En sucesivas reuniones desde que asumió como ministro, el 8 del mes actual, Boudou le planteó a la Presidenta que cada día necesitaba más oxígeno para que no se diluyera su figura como hombre capaz de generar cambios económicos.

Esta reforma, según comentaron a LA NACION en la Casa Rosada, era aconsejada con insistencia por su asesor en las sombras más relevante, el economista Mario Blejer. Incluso, Blejer sugirió en público en las últimas horas la urgencia de reestructurar el Indec aunque con mayor profundidad.

El Gobierno, por lo tanto, sentía que no tenía más margen político para sostener el anterior esquema. Hace 15 días, aseguró un vocero, la Presidenta le había pedido que estudiara una propuesta para el organismo y la idea comenzó a tomar forma anteayer.

Se terminó de resolver ayer en una reunión entre Cristina Kirchner, Boudou y el secretario legal y técnico, Carlos Zannini, donde se le dieron las últimas puntadas al decreto de la nueva estructura del instituto.

El reclamo de todos los sectores económicos y políticos -incluso de gobernadores del PJ kirchnerista- era unánime. Con el anuncio, admitían cerca de Néstor Kirchner, el ex presidente buscó ganar tiempo sin cambiar de cuajo las claves de la gestión, más allá de la creación de dos consejos asesores que no se sabe bien cómo funcionarán, y sin restarle poder alguno al secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno.

Los primeros pasos de Boudou en su cartera habían dejado demasiadas dudas. No pudo desplazar a Moreno de su cargo, como había hecho trascender, y con el correr de los días parecía que tampoco había voluntad de cambiar el Indec.

En rigor, el organismo ganó prestigio internacional en los últimos 20 años por ser un ente autónomo e independiente. Al pasar a depender del ministro de Economía, el Indec quedará más subordinado a la mayor instancia de decisión política del ministerio, que es Boudou, que responde a Kirchner.

Además, según pudo saber ayer LA NACION, el ex presidente y Cristina Kirchner no dejaron a Boudou desplazar a ninguna de las figuras cuestionadas por sus estrechos vínculos con Moreno. Más aún, Norberto Itzcovich, que había sido llevado por Moreno a la Dirección de Estadísticas y Precios hace dos semanas, fue designado al frente del Indec con el nuevo cargo de "director técnico".

Pasó, así, por encima de la también cuestionada Ana María Edwin, de confianza de Moreno, que comandaba el organismo. Quedó ésta relegada, pero permanecerá en las segundas líneas, al igual que Pablo Faifman, designado hace pocos días por Moreno como director del Indice de Precios al Consumidor (IPC) y que continuará en el cargo.

Cronología

* Octubre de 2006 : Guillermo Moreno le exige al Indec la lista de comercios visitados por sus encuestadores. Comienzan las presiones.

* 29 de enero de 2007 : Graciela Bevacqua, directora del IPC, se niega a modificar metodologías y es desplazada. La siguen técnicos y directivos

* 25 de julio de 2007 : Ana María Edwin asume en el Indec, pese a estar investigada, junto con Moreno y Paglieri, por manipular datos.

* Desde 2007: Los protestas frente al Indec se repiten cada mes. Los trabajadores denuncian persecuciones de "la patota" de Moreno

* 29 de junio de 2009 : Cristina Kirchner defiende al Indec en un discurso tras los comicios y dice que no habrá cambios.

* 13 de julio de 2009 : Norberto Itzcovich queda a cargo de las cifras de producción y comercio. Es un hombre cercano a Moreno.

Comentá la nota