"La decisión está tomada".

INDEPENDIENTE - NEWELL'S: Santoro dirige hoy por última vez al Rojo. Comparada intentó ayer convencerlo, pero el DT fue tajante: se cansó. El propio Pepé busca su sucesor y quiere uno con carácter.
Por más que le duela, que le hubiera gustado llegar a junio y que esté lleno de buenas intenciones, Miguel Angel Santoro tiene decidido sacarse el buzo de Independiente y que el de esta noche, ante Newell's, sea su último partido como DT. Julio Comparada intentó ayer llamarlo a la reflexión y torcer una decisión que, en el entorno de Pepé, grafican como irrevocable.

¿Por qué ahora? La crisis deportiva lo llevó a cuestionarse qué estaba haciendo de su vida; por qué él, que lo tiene todo para estar bien y en familia, se estaba angustiando tanto; por qué a los 67 años, y en lugar de estar disfrutando de los preparativos del bautismo de Franco -su nieto de sólo dos meses-, estaba luchando contra una corriente que no respeta ni su pasado de gloria... En su entorno dicen que hizo un click esta semana cuando le preguntaron: "¿Está atornillado al banco?". Ahí dijo basta... Y ayer fue clarísimo: "La decisión está tomada". No la confirmó públicamente porque primero quería hablarlo con el plantel.

Pepé se desbordó. No pudo dominar a un grupo desobediente, no encontró un equipo ni la regularidad y el conventillo le ganó a la pelota. Un ejemplo, echó a la Vieja Reinoso y a Fabio Escribano por desleales, algo que a los jugadores no les cayó en gracia. Y ahí se potenciaron los cortocircuitos entre el DT y algunos futbolistas. Así, ni siquiera triunfos clásicos lo salvaron de la brecha generacional que hacía que él hablara un idioma y los players, otro.

Ya había advertido tras el 1-4 en Jujuy que no estaba con la energía necesaria y hasta sus íntimos le preguntaban si Independiente valía su salud. Y justo dos temas de salud sirvieron como catalizadores para su decisión: Pepé perdió a una tía muy querida, y encima internaron a la esposa de su hermano. "La familia lo necesita, él está en una edad en la que tendría que disfrutar de lo cosechado. Y eso de tener que andar dando explicaciones todas las semanas sobre su continuidad lo saturó", cuentan en su entorno.

Ojo, Santoro no se queda quieto. Trascendió que hace tiempo está gestionando la llegada de su sucesor, lo que muestra que seguirá ligado al Consejo de Fútbol. Y tiene dos nombres en carpeta para consensuar con Comparada. Hay 15 días por el parate de Eliminatorias que les servirán para liquidar los detalles de la contratación. "El perfil del sucesor debe ser el de un hombre de mucho carácter porque hay que tomar medidas drásticas", le confiaron a Olé. Al autopostulado Ramón Cabrero lo bajaron, y ya sonaron los nombres de Gamboa y Astrada. En tanto, en Inferiores saben que deben prepararse por si el lunes tienen que hacerse cargo del equipo, aunque el nombre del interino no estaba definido. Así como no se lo ofrecerán a Luis Islas, la chance podría recaer en Fernando Cáceres.

Se sabe, la relación entre Comparada y Santoro es casi de padre e hijo. El presidente siempre dijo que apoyará al DT hasta donde sea. El vínculo entre ellos es fuerte y ni siquiera lo rompió que haya muchos dentro del club con el tenedor y cuchillo preparados para dar el zarpazo.

Comparada se veía venir la decisión de Santoro, aunque prefería que el ex arquero se quedara hasta fin del torneo. Por eso, escuchará a Pepé en la búsqueda de la sucesión. Es que el presidente ya no tiene margen para equivocarse en la elección del DT.

Ayer, tras la práctica Pepé no quiso hablar. Simple, no quería responder a las preguntas que lo hastiaron. Pero sí usó lo micrófonos de Fox Sports, y porque lo cruzaron con Cabrero. "Desde hace dos meses, en vez de preguntarme por el partido, te cuestionan si renunciás. Son hirientes, y yo soy una persona de bien. Para estar acá, el club me convenció, me fui de un lugar en el que estaba cómodo (la Selección), en contra de mi familia. Y lo hice por Independiente", confesó. Y cerró: "Los jugadores deben respetar la camiseta, al cuerpo técnico y, en especial, al compañero...

Pensábamos que después de Boca íbamos a tener un impulso importante y no fue así. Buscamos y no encontramos soluciones".

Por eso, se va. Y, si cumple con lo que él anunció, también colgará el buzo de DT. En octubre, al asumir, había dicho: "Después de esto se termina todo...".

Comentá la nota