La decisión que buscó retomar la iniciativa

Los Kirchner definieron en secreto la medida
Lo trabajaron en secreto. Como les gusta a ellos. Y lo presentaron con ese estilo, sin siquiera poder preparar por escrito las explicaciones del decreto que se publicará recién hoy en el Boletín Oficial.

El jueves de la semana pasada, bien tarde a la noche, la presidenta Cristina Kirchner se reunió en su despacho con el ministro de Economía, Amado Boudou. El funcionario venía trabajando en el proyecto. No tenía nombre aún. El extenso Fondo del Bicentenario para el Desendeudamiento y la Estabilidad lo eligió la Presidenta horas antes de la presentación. En aquel encuentro con la jefa del Estado se decidió avanzar. Todavía no tenía fecha de presentación de la medida, pero Cristina Kirchner pidió "cerrar el año" retomando la iniciativa política. Así lo dejó entrever una fuente allegada a la jefa del Estado.

De aquella reunión participaron el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y por momentos el ministro del Interior, Florencio Randazzo. Además, estuvo el secretario legal y técnico, Carlos Zannini, y el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido.

Se fueron aquella noche con la orden de retornar temprano al día siguiente. El viernes, entre las 11 y las 14, el cónclave continuó. Los funcionarios iban y venían. Carpetas, apuntes, cuadros. La Presidenta cancelaba en ese momento su presencia en un acto en la Casa de Gobierno por el Día Nacional del Tango, que se celebraba en el patio de la planta baja del palacio gubernamental.

Según se dijo, la jefa del Estado había decidido cancelar su participación ante la conmoción pública que había generado el entierro de la familia Pomar, justo en ese mismo momento. Pero después se supo que estaba ocupada en darle las puntadas finales al proyecto con el que aspiró a su última gran jugada política antes de fin de año.

Con los números cerrados, el matrimonio Kirchner se encerró el fin de semana en la quinta de Olivos a analizar el plan. No fueron a El Calafate, como es habitual, y dedicaron el sábado a trabajar en el proyecto. Recién anteanoche la Presidenta se comunicó con el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, para que iniciara la convocatoria a legisladores, gobernadores y dirigentes kirchneristas.

En busca de enviar una señal a los mercados, la jefa del Estado pidió que se utilizara la cadena nacional para el mediodía. El horario del acto, llamado para las 12 de ayer, no fue casual. En la Casa Rosada confiaron a LA NACION que querían provocar una buena reacción en los mercados. Esa fue la clara señal.

Además de las muestras de previsibilidad que pretendió dar la jefa del Estado con la creación del fondo que utilizará el 37 por ciento del excedente de las reservas del Banco Central para cancelar los vencimientos de deuda del año próximo, la Casa Rosada se aseguró retomar la iniciativa después del revés que sufrió el propio Néstor Kirchner en el Congreso, cuando el día de su jura como diputado nacional perdió el control del Parlamento a manos de la oposición.

Anteanoche, desde la Casa Rosada convocaron a media docena de gobernadores. También estuvieron en el acto legisladores oficialistas, intendentes del conurbano y el secretario general de la CGT, Hugo Moyano, a quien hoy el matrimonio Kirchner le dedicará el día en un acto en el estadio de Vélez.

Néstor Kirchner miró el anuncio por televisión, cadena nacional mediante, desde la quinta de Olivos.

Comentá la nota