"Mi decisión es atajar en Boca".

BOCA: El Pato se enfureció con el presidente de Getafe y se quiere volver ya mismo de España. Hay unos 100.000 euros de diferencia. ¿Será?
Su voz suena apagada, triste. Se lo escucha lejos al Pato, pero no es un problema de comunicación. Lejos está, en realidad, de transmitir su habitual buen humor. Y la confirmación no tarda en llegar. "La estoy pasando muy mal", asegura. Acaba de entrar a su casa luego de ser suplente en la derrota de Getafe ante Racing, el partido que había elegido para despedirse de la gente. Pero al final fue él quien pidió no jugar. Y todo indica que, pase lo que pase, ya no volverá a ponerse los guantes en el club español. "Es así. Mi decisión es atajar en Boca. Está tomada", le dice a Olé. Es la primera vez que habla de su situación para la Argentina. Necesita descargarse. Y que el hincha sepa su esfuerzo, sus ganas de volver...

-¿Qué te llevó a tomar la decisión de plantarte?

-La cosa es sencilla: yo recibí una oferta de dos años de trabajo en el club donde pasé mi mejor momento y decidí aceptarla. El problema es que el presidente del Getafe (Angel Torres) cambió su pensamiento cuando el acuerdo ya estaba. Pone una traba que es una tontería, porque así lo que está logrando es arruinar mi posibilidad.

-¿Por qué no te deja ir?

-No lo sé. En las primeras reuniones que tuve me dijo que no me iba a poner trabas. Yo nunca pensé que iba a volver a Boca y, de repente, aparece de nuevo en mi carrera y con dos años de contrato. Fui a decirle eso, a contar lo orgulloso que estaba de que me volvieran a buscar. Y que yo y mi familia queríamos regresar.

-¿Torres no cumplió con su palabra, entonces?

-No. Es lógico que él necesite dinero para ir a buscar otro portero (sic). Y me parece bien también. Pero cuando íbamos a firmar la desvinculación, con el acuerdo en 300 mil euros, salió con que quería 100 mil más. Me falló totalmente. Porque está haciendo un negocio conmigo por 100 mil euros cuando yo siempre hice lo mejor para el club. Eso es lo que más me molestó y lo que me hizo tomar la decisión de no jugar más. No era necesario este juego.

-Se supone que 100 mil euros no cambia nada...

-No, ni a él ni a Boca. Pero es la forma de actuar lo que a mí me jode, cuando siempre fui respetuoso con el club. No esperaba que me hicieran este daño.

-¿Vos pediste no jugar?

-Sí, porque no estoy en condiciones de hacerlo. En este tiempo me han castigado mucho, diciendo que tenía más la cabeza en Boca que en Getafe. Y me perjudica. La estoy pasando mal y mi determinación es no atajar más acá. Le dije al técnico que no cuente conmigo.

-¿Y si no se soluciona?

-Yo soy una persona muy orgullosa y me duelen las cosas que son injustas. Uno comprende la situación del Getafe, sobre todo a partir de la lesión de Oscar (Ustari). Pero sabiendo que me quedan cuatro meses de contrato, el presidente no quiso renovarme y entonces en junio me tendría que ir. Y Boca me ofrece dos años para seguir jugando al fútbol.

-No sólo eso: volver al país y retirarte acá...

-Claro, por eso estoy enormemente orgullo de que Boca me venga a buscar a esta altura de mi carrera. Es un gran gesto que yo quiero retribuir jugando. Soy el primer interesado en volver a Boca, hace 15 días que estoy haciendo lo posible para que eso ocurra, pero no me dejan...

-¿Vas a volver a hablar con Torres?

-Yo tenía una muy buena relación con él... Vamos a ver cómo se puede solucionar esto, pero el daño ya me lo hizo. Yo mismo le pedí que apelara mi tarjeta roja por si tenía que despedirme de la gente contra Racing. El está jugando con esto, está negociando. Y como es Boca, quiere sacar un poco más, pero no mira el mal que le hace al jugador o al ser humano que tanto confió en él.

-¿Y Bianchi qué te dice?

-Con Carlos tenemos muy buena comunicación. No sólo por este tema. El sabe todo, está trabajando.

-¿Y no se le puede pedir que haga otro esfuerzo?

-Boca está haciendo todos los esfuerzos necesarios. La negociación empezó de una manera, y gracias a la buena relación que yo tengo acá, se llegó a una cifra que Boca aceptó pagar. Es decir, se estiró para llegar al acuerdo. No tengo nada que decir. Sólo que tengo tantas ganas como ellos de ir para allá.

-¿Qué es lo que más te ilusiona de esta vuelta?

-La posibilidad de regresar al club donde pensé que ya no volvería. Y que tengo muchas cosas para ganar más allá de que pueden decir que pongo en riesgo todo lo que logré.

-¿Sabés lo que te jugás?

-Sí, tengo claro que tomo riesgos, pero también conozco el club y lo quiero hacer. Deseo volver y ganar otra vez cosas importantes. Y aparte, no implica que en Boca no pueda hacer lo mismo que acá: disfrutar de mis últimos años en el fútbol, en mi país y en un club donde pasé muchas cosas lindas.

-Cuando te fuiste, la exigencia de Boca te había saturado, ¿eso ya pasó?

-Lo que pasa es que es un tiempo diferente. Yo ahora voy a Boca a jugar dos años. La anterior fue una decisión que tomé después de haber vivido diez años en el club y pensé que, luego de jugar un Mundial, era el momento de descansar mi cabeza.

-¿Y qué podés aportar ahora: experiencia, conocimiento del arco...?

-Y... no puedo decir que voy para hacer goles (se le escapa una sonrisa por primera vez). Sí, todo eso, y que tengo unas ganas enormes. Si me toca estar ahí, voy a tratar de hacer lo mismo que en mis mejores momentos. Uno sabe bien qué se juega en Boca y que tiene que decir presente. Ahora, por ejemplo, está la Copa Libertadores. Y uno ya conoce lo que es, lo que vale, el nivel de concentración que necesita y que hay que estar a la altura.

Así, con este postura tomada por el Pato, entre hoy y mañana su regreso a Boca deberá tener una definición. ¿Se estirará Bianchi un poco más? ¿Aceptará Torres regresar a los 300 mil euros acordados entre el manager de Boca y Tony Muñoz, el secretario técnico del Getafe? Abbondanzieri ya hizo su parte...

-Y si pudieras pedir un deseo, ¿cuál sería?

-Poder entrenarme en Boca lo más rápido que se pueda y que esta negociación se termine pronto, para que no salga nadie perjudicado: ni Getafe, ni Boca, ni yo...

Comentá la nota