AL DECIR QUE NO DESCARTA SER CANDIDATO PRESIDENCIAL EN 2011 Duhalde preocupó al macrismo, ilusionó al PJ y envalentonó a los K

Con una sola frase, generó reacciones diversas en la Casa Rosada, el entorno de Macri y el peronismo.
Kirchneristas recargados, macristas preocupados, peronistas disidentes entusiasmados. El giro de Eduardo Duhalde, que en la noche del martes admitió por primera vez en público que no descarta ser candidato presidencial en 2011, generó reacciones a tres bandas.

En la Casa Rosada intentaron mostrarse indiferentes a la novedad. "Lo decimos hace tiempo: Duhalde es el pasado. Y la gente no vuelve al pasado", insistían en un importante despacho.

A los ultra K les brillaban los ojos con el desafío lanzado por el bonaerense, que prometió una "vendaval imparable" en el PJ que le ganaría a Néstor Kirchner "por abandono". Emilio Pérsico, uno de los principales fogoneros del proyecto Kirchner 2011, recogió el guante: "Lo veo a Duhalde y a quienes lo rodean y parecen el regreso de los muertos vivos", ironizó ante Clarín. "Es exactamente al revés de lo que dice. No se va a presentar a una interna con Kirchner, porque si lo hace, pierde 800 a 1. En realidad, su plan es juntar tropa para (Mauricio) Macri", evaluó, convencido, al igual que su jefe político, de que en 2011 competirán Kirchner, Macri y Julio Cobos.

El primer objetivo de Duhalde es ir por el PJ bonaerense. En ese camino, su primer obstáculo es Alberto Balestrini. El vicegobernador no quiso responder ayer al desafío, pero cerca suyo hicieron saber que no le temen a una interna y recordaron que Duhalde no se presentó el año pasado cuando se eligieron autoridades partidarias en la Provincia.

En el macrismo, la noticia no cayó nada bien. Es que la muchachada PRO sabe que el plan Macri 2011 no es compatible con una candidatura presidencial de Duhalde: ambos competirían por el peronismo no kirchnerista y Kirchner sería el único beneficiario. La situación más incómoda la viven los peronistas del PRO que vienen trabajando hace tiempo en un acercamiento entre Duhalde y Macri, hasta ahora imposible. Uno de ellos, el legislador Daniel Amoroso, que estuvo el martes aplaudiendo el anuncio de Duhalde, le dijo a Clarín: "Yo sigo creyendo que hay espacio para u frente electoral en 2011. Y para eso trabajo".

En el peronismo disidente había entusiasmo porque Duhalde había "pateado el hormiguero" y se había animado a "ocupar el vacío" que está aprovechando Kirchner. Aunque la mayoría ponía paños fríos sobre la candidatura 2011. "Duhalde tiene pergaminos para ordenar y conducir el PJ pero es prematuro pensar ahora en candidatos a la Presidencia", opinó Francisco de Narváez.

Lanzada la piedra, Duhalde optó ayer por replegarse en el silencio. Esta tarde estará en Córdoba junto a Ricardo Alfonsín para lanzar la sede local del Movimiento Productivo Argentino.

Comentá la nota