Deciles chau...

River cierra el Clausura ante un Estudiantes alternativo en lo que será el último partido de varios que están listos para partir, aunque aún no saben qué idioma hablarán
A estas horas se desconoce qué idioma conjugarán su despedida. Sí se sabe que Diego Buonanotte y Radamel Falcao García están a pocas letras de decir adiós. No es una percepción o la construcción mediática del relato -Cristina dixit-. Es la realidad que se anunció en la apertura de este mercado de pases que exige dos ventas fuertes. Y es, por cierto, lo más importante que dejará el partido de esta noche frente a Estudiantes.

Posiblemente ni el Tigre ni el Enano hayan soñado con una última noche como la que vivirán hoy. Los barbijos y avatares de la gripe A, la posición de River en el Clausura y el minúsculo interés que el rival le declara a estos 90 minutos, le quitan romanticismo a estas inciertas despedidas.

Por Falcao llegó ayer la oferta del Benfica de 4.500.000 euros por el 70% de su pase. Si bien es una cifra que no satisface por el momento las pretensiones de los dirigentes, este acercamiento resultó el más firme. La resolución, igual, es compleja: el Tigre aún espera la documentación de lo que el club le adeuda para firmar su próximo contrato; a River sólo le corresponde la mitad de cualquier transferencia suya; y desde su círculo íntimo, aseguran, el jugador no está del todo convencido con pasar al fútbol portugués. Pase lo que pase con el Benfica, o con el Porto --quiere incluir un préstamo de Bolatti como parte de pago--, o con los clubes ingleses que lo incluyeron en sus carpetas, Falcao fue literal en sus últimas declaraciones: "Es un buen momento para irme".

El caso de Buonanotte también camina por las vías de la vacilación. No sólo empezó a actuar su final en el papel que el martes interpretó en Deportes en el recuerdo. Antes, o sea hace un mes, River lo envió al torneo Esperanzas de Toulon con el cartel de se vende. El resultado fue el incipiente interés del Besiktas de Turquía y los tanteos que se originaron en Francia. "Sé que es una buena oportunidad para irme, pero también sería lindo quedarme", se contradijo Diego cuando empezó a marcar el terreno de su despedida.

El discurso del eventual adiós fue adoptado por otros jugadores. Uno de ellos es Oscar Ahumada, ausente en este partido con Estudiantes y presente como negociable por el alto contrato que ha firmado en el 2008. Paulo Ferrari declara diferente a la media. "El semestre que viene yo me imagino en River. Estoy tranquilo, pensando en terminar el torneo y en empezar la pretemporada", comentó, aunque su pase ya no es del club y deberá irse si Pini Zahavi le consigue equipo en Europa.

Pero esta noche no sólo se juega el partido de los finales. También se empieza a pensar en el después. A diferencia de otros finales de semestres, ahora no se vislumbran limpiezas. No habrá Tuzzios o Ponzios a los que se les quiera hacer asumir pagar los cargos del fracaso. Los que se fueron lo hicieron simplemente por decantación de sus préstamos: Robert Flores y Mariano Barbosa.

Buonanotte y Falcao, en cambio, lo harían por imposición de urgencias financieras ajenas y desafíos propios. Y con una incertidumbre compartida. El Enano hoy sumará su partido 171 y el Tigre transpirará su match 111 en River. ¿Se irán un sábado a la noche? ¿Con un adeus? ¿Un bye? ¿O un arrivederci?

Comentá la nota