Deciden si se acepta a Riovia en la licitación por el dragado

La CARP debe evaluar esta semana la oferta económica de las empresas
Una incógnita diplomática será revelada en los próximos días en medio de la polémica desatada entre Uruguay y la Argentina: la Comisión Administradora del Río de la Plata (CARP) dará a conocer el resultado de las ofertas técnicas por la licitación de las obras de mantenimiento de dragado del canal Martín García y al mismo tiempo definirá si Buenos Aires acepta incluir en la apertura de ofertas económicas a la controvertida empresa holandesa Boskalis-Riovia.

Esta empresa se presentó en la licitación internacional por las nuevas obras de dragado. Pero la Cancillería argentina objetó su accionar a raíz de un informe del Tribunal de Cuentas de Uruguay, que denunció irregularidades y presuntos intentos de soborno en el proceso de licitación anterior en el que ganó Riovia.

"El proceso de licitación debe continuar para que se hagan las obras de dragado y Uruguay pueda contar en el futuro con un puerto para barcos de mayor calado", expresó ayer a LA NACION una destacada fuente del gobierno de Mujica.

Pero en Buenos Aires el silencio de la Casa Rosada sobre el tema y la embestida de Timerman abrió un abanico de dudas respecto del futuro de este llamado a licitación internacional. Si la CARP acepta a Riovia en la licitación podría ser leído como una derrota para la Argentina. Pero si se la rechaza, es muy probable que la empresa demande en la Justicia a ambos países. Cualquier duda al respecto será develada en lo inmediato.

El lunes pasado, la CARP recibió a las cuatro empresas que se presentaron para competir por las obras de mantenimiento del dragado. Estaban Dredging International N.V., Van Oord Dredging and Marine Contractors BV, Jan de Nul N.V. y Boskalis-Riovia. La reunión en la que se abrió la oferta técnica de estas empresas fue liderada por el presidente interino de la CARP, el ex embajador de Uruguay en Buenos Aires, Francisco Bustillo, quien en su momento deslizó que el ex vicecanciller argentino Roberto García Moritán había sugerido la idea de que Riovia pagaría coimas para ganar la licitación.

En la reunión del lunes pasado, el referente de la Argentina en la CARP, Hernán Orduna, hizo el planteo esgrimido por el canciller Héctor Timerman: manifestó que la Argentina entiende que Riovia ha perdido la condición de empresa precalificada por "impedimentos a ser participante en los términos del artículo 7.2. del Pliego de Precalificación de Empresas" y será declarada "inadmisible" al momento de la evaluación de las ofertas. Orduna dejó constancia en actas que esa decisión se basó en un informe del Tribunal de Cuentas de Uruguay, que alertó sobre "irregularidades" en los anteriores procesos de licitación realizados con Riovia.

El equipo de trabajo de la CARP avanzó la semana pasada con la evaluación técnica de las cuatro empresas y ahora son las cancillerías de Uruguay y de la Argentina las que en los próximos días deberán invitar a un nuevo acto público de la CARP para avanzar en la apertura de las ofertas económicas. La licitación en cuestión tiene un piso de 15 millones de pesos y un techo de $ 21 millones. Pero para avanzar en la evaluación de la oferta de precios debe existir un acuerdo en la CARP. Tras la reunión que mantuvieron los presidentes Cristina Kirchner y José Mujica, en Brasilia, a mitad de la semana última, había un acuerdo no escrito de bajarle el tono a la pelea y avanzar sigilosamente en la licitación con Riovia incluida.

Sin embargo, en las últimas horas un comunicado de Timerman en el que objeta el accionar de Bustillo en una causa por la venta irregular de automóviles diplomáticos puso en dudas este frágil acuerdo..

Coment� la nota