"El FA decide la fórmula"

El derechista Partido Nacional (Blanco) decidió el binomio Lacalle-Larrañaga el mismo domingo electoral. Por eso, el candidato oficialista salió a aclarar ayer que el Frente Amplio no se siente presionado para dar definiciones.
José "Pepe" Mujica, candidato presidencial del oficialista Frente Amplio (FA) en Uruguay, negó ayer que corra con desventaja de cara a las presidenciales de octubre por el hecho de que los opositores del Partido Nacional (PN) ya hayan consagrado su fórmula Lacalle-Larrañaga. "No nos apura para nada", aseguró el ex guerrillero tupamaro, tras lo cual resaltó que en el FA las decisiones se toman de forma colectiva. "Siempre ha sido el Congreso del partido el que decide la fórmula y así lo hemos aceptado", insistió.

Y es que ayer diversos analistas locales especularon con que la rápida resolución del binomio presidencial por parte de los liberales del PN los posicionaba mejor que la coalición de centroizquierda gobernante frente a la batalla por la presidencia que se disputará en octubre, ya que el acuerdo demostraría unidad y resolución. "El anuncio de que Jorge Larrañaga acompañará a Luis Lacalle en la fórmula presidencial fue una vuelta de tuerca inesperada", estimó el politólogo Adolfo Garcé. "Todo parecía indicar que los blancos se tomarían unos días para definir a su segundo, pero el haber tomado una decisión tan rápida podría darles un buen empuje", agregó.

A su vez, el también politólogo Daniel Chasquetti coincidió con su colega y consideró que la decisión de los liberales apura a los frenteamplistas. "Están dando una señal de unidad y le están metiendo cierta presión al oficialismo", señaló en declaraciones a la televisión local.

Pero Mujica, lejos de amedrentarse, desestimó los análisis de los académicos. "Son politólogos, viven de eso, tienen que analizar las cosas todo el tiempo. A veces se equivocan", lanzó.

Asimismo, al realizar su primer análisis de lo que dejaron las elecciones internas, Mujica manifestó que por el nivel de los candidatos espera "una campaña muy dura, pero con la altura que se merece el pueblo uruguayo".

Por otra parte, el candidato del oficialismo, consciente de que su perfil lo ubica a la izquierda del moderado economista Astori, buscó ayer tranquilizar a los militantes frentistas y les aseguró que la suya será una victoria por mayoría absoluta. "Las elecciones las vamos a ganar en primera vuelta, no tengan dudas. Y, en caso de llegar a un ballottage, no hay que tenerle miedo", aclaró.

La fórmula del FA, igual, se negocia a toda máquina, y en Montevideo nadie duda de que Astori terminará sumándose a la boleta para acompañar a Mujica y así aportarle su perfil con más llegada a los votantes centristas.

Ayer, interlocutores tanto del Pepe como de Astori se reunieron durante la tarde para negociar los términos de un eventual acuerdo y, más allá de que el FA, por ser una coalición de partidos que toma sus decisiones de forma democrática, la mayoría de los pronósticos estimaban que antes del fin de esta semana el binomio podría anunciarse.

Marcos Carámbula, intendente de Canelones que quedó tercero en la interna presidencial, buscó fomentar el acuerdo e insistió en que éste es el camino a seguir. "La fórmula ganadora es Mujica-Astori. Es la mejor y hay que acordar", señaló.

En el desglose por partido la Corte Electoral precisó ayer que, de acuerdo con los números finales, el candidato del PN, Luis Lacalle, cosechó un 57,16 por ciento de los votos frente a un 42,76 por ciento de Jorge Larrañaga y que Mujica, a su vez, derrotó a Astori con un 52,42 por ciento de los sufragios frente a un 39,57 por ciento.

Según Mujica, el Frente trabajó hasta ahora a media máquina, pero ahora los motores se van a calentar. El calendario marca que la cita es el 25 de octubre. El desafío consiste en revalidar cinco años más de gestión del primer gobierno de centroizquierda en Uruguay.

Comentá la nota